Regresar

Catemaco

Veracruz

En las profundidades de la Sierra de los Tuxtlas, conjunto montañoso que regala una vasta vegetación de bosque tropical, emerge un pueblo al pie de una laguna que se alimenta de los arroyos que descienden de las montañas. Hechizante e intimidante para algunos, pero que no deja a nadie indiferente, le llaman “la Tierra de los Brujos”, pero su nombre es Catemaco

A este poblado veracruzano diariamente acuden personas de todas latitudes para sanar sus heridas espirituales: mal de amores, mal de ojo, mala suerte en el trabajo y otras; hasta problemas mucho mayores como enfermedades y malestares del tipo crónico que sus creyentes aseguran, ni la medicina ha sabido remediar.

Se cuenta que estas prácticas son resultado de la llegada de afrocubanos y afrohaitianos que arribaron a Catemaco durante la Conquista, formando una inusual mezcla que combinó la fe católica con la santería, el vudú y las creencias indígenas.

Sobra decir que lo que abunda entre sus calles son profesionales del misticismo, brujos y chamanes con todas las especialidades que les confieren sus conocimientos a cada uno.

Pero lo que pocos te cuentan es que entre el olor a copal y Siete Machos, se ocultan sitios maravillosos impregnados de magia que no precisa de ningún otro truco.

Llegar hasta Catemaco te tomará cerca de 3 horas desde el Puerto de Veracruz (170 km), 1 hora 50 minutos desde Tlacotalpan (96 km) y 2 horas 30 minutos (150 km) desde Coatzacoalcos. Si partes desde la Ciudad de México, te espera un viaje de 7 horas 30 minutos (530 km) en automóvil.
En las profundidades de la Sierra de los Tuxtlas, conjunto montañoso que regala una vasta vegetación de bosque tropical, emerge un pueblo al pie de una laguna que se alimenta de los arroyos que descienden de las montañas. Hechizante e intimidante para algunos, pero que no deja a nadie indiferente, le llaman “la Tierra de los Brujos”, pero su nombre es Catemaco

Ver más información


A este poblado veracruzano diariamente acuden personas de todas latitudes para sanar sus heridas espirituales: mal de amores, mal de ojo, mala suerte en el trabajo y otras; hasta problemas mucho mayores como enfermedades y malestares del tipo crónico que sus creyentes aseguran, ni la medicina ha sabido remediar.

Se cuenta que estas prácticas son resultado de la llegada de afrocubanos y afrohaitianos que arribaron a Catemaco durante la Conquista, formando una inusual mezcla que combinó la fe católica con la santería, el vudú y las creencias indígenas.

Sobra decir que lo que abunda entre sus calles son profesionales del misticismo, brujos y chamanes con todas las especialidades que les confieren sus conocimientos a cada uno.

Pero lo que pocos te cuentan es que entre el olor a copal y Siete Machos, se ocultan sitios maravillosos impregnados de magia que no precisa de ningún otro truco.

Ver menos

Atractivos turísticos de Catemaco
Mapa de Catemaco
¡Reserva tu viaje al mejor precio!
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Escribe una palabra clave