Centro Histórico

Tampico- Cd. Madero

El corazón de esta parte de la ciudad es, sin duda, la Plaza de Armas. Todo en ese perímetro es alucinante, comenzando por su monumental kiosco, conocido como “El Pulpo” que se instaló para sustituir al primero que, literalmente, se llevó el viento durante el ciclón de 1933. Vale resaltar que este no fue el fenómeno meteorológico más trágico en la región, sino otro que llegaría poco más de veinte años después.

Al recorrer el colosal pulpo rosa, notarás una inusual mezcla neocolonial, barroca y ecléctica que solo podría ocurrir en México y que logra unirse fantásticamente sin irrumpir en la belleza absoluta de la Catedral de Tampico, situada unos metros atrás.

Dedicada a la Inmaculada Concepción, esta opulente iglesia de estilo neoclásico, abre sus tres grandes puertas a feligreses y visitantes para que puedan admirar cada una de las joyas y curiosidades que encierra.

Su nicho central, en mármol blanco de Carrara, resplandece y convive con el entorno en tonos marfil y múltiples bóvedas de inicio a fin. En el interior, además de numerosas pinturas, murales y retablos majestuosos, se encuentra un reloj traído de Londres, que fue regalo del hacendado español don Ángel Sáinz Trápaga, personaje famoso en la región.

Un aspecto curioso y visible en el pasillo central de la Catedral, es una serie de esvásticas que van desde la entrada hasta el altar, el hecho desconcertante para algunos, nada tiene que ver con lo que parece, sino que se trata de “gamadas” que se colocaron hace casi un siglo y simbolizan, de acuerdo con los cronistas, a Cristo como la luz eterna.

Al salir de la Catedral, dirígete a la Plaza de Armas donde encontrarás El Globito, una famosa refresquería que durante más de ochenta años operó las 24 horas del día. Hoy, aunque trabaja con nuevos horarios, sigue siendo una tradición donde locales y visitantes toman un descanso y algún machacado de frutas revitalizante.

Tampico también es famoso por ser cuna de uno de los personajes más queridos de la cultura pop y cinematografía mexicana; Mauricio Garcés. Sin salir de la Plaza de Armas, podrás encontrarte con su estatua, donde también verás la del actor Humprey Bogart, que filmó en el municipio “El Tesoro de la Sierra Madre”; otra dedicada a Porfirio Díaz y una más que corresponde a un personaje insólito, “Pepito el Terrestre”, o El Gigante de Tampico, recordado por ser el hombre más alto del mundo, nada menos que 2 metros y medio.

El corazón de esta parte de la ciudad es, sin duda, la Plaza de Armas. Todo en ese perímetro es alucinante, comenzando por su monumental kiosco, conocido como “El Pulpo” que se instaló para sustituir al primero que, literalmente, se llevó el viento durante el ciclón de 1933. Vale resaltar que este no fue el fenómeno meteorológico más trágico en la región, sino otro que llegaría poco más de veinte años después.

Ver más información



Al recorrer el colosal pulpo rosa, notarás una inusual mezcla neocolonial, barroca y ecléctica que solo podría ocurrir en México y que logra unirse fantásticamente sin irrumpir en la belleza absoluta de la Catedral de Tampico, situada unos metros atrás.

Dedicada a la Inmaculada Concepción, esta opulente iglesia de estilo neoclásico, abre sus tres grandes puertas a feligreses y visitantes para que puedan admirar cada una de las joyas y curiosidades que encierra.

Su nicho central, en mármol blanco de Carrara, resplandece y convive con el entorno en tonos marfil y múltiples bóvedas de inicio a fin. En el interior, además de numerosas pinturas, murales y retablos majestuosos, se encuentra un reloj traído de Londres, que fue regalo del hacendado español don Ángel Sáinz Trápaga, personaje famoso en la región.

Un aspecto curioso y visible en el pasillo central de la Catedral, es una serie de esvásticas que van desde la entrada hasta el altar, el hecho desconcertante para algunos, nada tiene que ver con lo que parece, sino que se trata de “gamadas” que se colocaron hace casi un siglo y simbolizan, de acuerdo con los cronistas, a Cristo como la luz eterna.

Al salir de la Catedral, dirígete a la Plaza de Armas donde encontrarás El Globito, una famosa refresquería que durante más de ochenta años operó las 24 horas del día. Hoy, aunque trabaja con nuevos horarios, sigue siendo una tradición donde locales y visitantes toman un descanso y algún machacado de frutas revitalizante.

Tampico también es famoso por ser cuna de uno de los personajes más queridos de la cultura pop y cinematografía mexicana; Mauricio Garcés. Sin salir de la Plaza de Armas, podrás encontrarte con su estatua, donde también verás la del actor Humprey Bogart, que filmó en el municipio “El Tesoro de la Sierra Madre”; otra dedicada a Porfirio Díaz y una más que corresponde a un personaje insólito, “Pepito el Terrestre”, o El Gigante de Tampico, recordado por ser el hombre más alto del mundo, nada menos que 2 metros y medio.

Ver menos

Atractivos turísticos cercanos
Los expertos dicen
Reserva tu viaje al mejor precio
Rango de precio
Calificación
Calificación
Calificación
Rango de precio
Calificación
Escribe una palabra clave