Ecomuseo de Sitio de Tehuelibampo

Navojoa

El Ecomuseo de Sitio de Tehuelibampo se levanta en medio de la vegetación, a orillas del río Mayo, sin desentonar, pues fue construido con ese objetivo utilizando rocas de la zona. En su interior, exhibe de forma muy didáctica réplicas de las pinturas rupestres realizadas por los pueblos yoreme-mayos en la Cañada de Tehuelibampo hace más de tres mil años.

Para llegar a este interesante lugar desde Navojoa hay que dirigirse hacia el oeste con rumbo a Camoa a lo largo de unos 30 kilómetros. Algunas excursiones incluyen también una escala en Tesia, donde se encuentran las compuertas que permiten el paso del agua a los canales de riego de una vasta superficie y otra parada en Camoa, lugar donde se asentó la primera misión jesuita de Sonora, que conserva la fachada de la antigua iglesia.

Se llega a Cantúa, una comunidad de artesanos, y por último a orillas del río Mayo, que se cruza en carreta o en lancha según su caudal.

Luego de visitar el ecomuseo, se camina por una vereda para llegar a la cañada donde se encuentra el tesoro arqueológico de Tehuelibampo: 89 petroglifos originales realizados por los antiguos yoremes, donde representan su pensamiento religioso y su vida material.

A continuación, llegarás al Pozo de los encantos, donde se sumergían los mayos durante sus ceremonias para adquirir cualidades divinas relacionadas con el arte, para por último terminar en un mirador con una estupenda vista de la zona.

El Ecomuseo de Sitio de Tehuelibampo se levanta en medio de la vegetación, a orillas del río Mayo, sin desentonar, pues fue construido con ese objetivo utilizando rocas de la zona. En su interior, exhibe de forma muy didáctica réplicas de las pinturas rupestres realizadas por los pueblos yoreme-mayos en la Cañada de Tehuelibampo hace más de tres mil años.

Ver más información



Para llegar a este interesante lugar desde Navojoa hay que dirigirse hacia el oeste con rumbo a Camoa a lo largo de unos 30 kilómetros. Algunas excursiones incluyen también una escala en Tesia, donde se encuentran las compuertas que permiten el paso del agua a los canales de riego de una vasta superficie y otra parada en Camoa, lugar donde se asentó la primera misión jesuita de Sonora, que conserva la fachada de la antigua iglesia.

Se llega a Cantúa, una comunidad de artesanos, y por último a orillas del río Mayo, que se cruza en carreta o en lancha según su caudal.

Luego de visitar el ecomuseo, se camina por una vereda para llegar a la cañada donde se encuentra el tesoro arqueológico de Tehuelibampo: 89 petroglifos originales realizados por los antiguos yoremes, donde representan su pensamiento religioso y su vida material.

A continuación, llegarás al Pozo de los encantos, donde se sumergían los mayos durante sus ceremonias para adquirir cualidades divinas relacionadas con el arte, para por último terminar en un mirador con una estupenda vista de la zona.

Ver menos

Atractivos turísticos cercanos
Los expertos dicen
Reserva tu viaje al mejor precio
Rango de precio
Calificación
Calificación
Calificación
Rango de precio
Calificación
Escribe una palabra clave