Callejón del Cariño

San Luis Potosí

Descubre una romántica leyenda
Entre las calles Venustiano Carranza y Francisco I. Madero, hay un sitio para escapar por unos segundos de la vida urbana que reina en San Luis Potosí, capital. Se trata del antiguo Callejón del Cariño, considerado como una versión del famoso Callejón del Beso, en Guanajuato.

Este escurridizo pasadizo asfáltico, de apenas 100 metros de largo y cinco de ancho, tiene su propia leyenda. Se dice que en el siglo XIX, existía una cantina donde se juntaban a beber trajineros, viajantes y vagabundos. El lugar, parecido a un jacal y ubicado a tan solo unos pasos del callejón, era atendido por Isabel Bedolla, conocida como “la cariñosa”.

El apodo fue puesto por los propios clientes, pues cuando se sentían tristes, acudían con la también dueña de la cantina, para que los consolara con sus cariños. De hecho, se cree que era una experta en elaborar amuletos y lanzar sortilegios para revivir, conservar o finiquitar un amor. Esto provocó que el callejón fuera el escenario de intensas riñas, siendo una de ellas la que terminará con la vida de Isabel Bedolla.

Hoy, el Callejón del Cariño es un camino pintoresco con bancas y rodeado de árboles, donde los enamorados suelen pasar las tardes.

Descubre una romántica leyenda

Ver más información


Entre las calles Venustiano Carranza y Francisco I. Madero, hay un sitio para escapar por unos segundos de la vida urbana que reina en San Luis Potosí, capital. Se trata del antiguo Callejón del Cariño, considerado como una versión del famoso Callejón del Beso, en Guanajuato.

Este escurridizo pasadizo asfáltico, de apenas 100 metros de largo y cinco de ancho, tiene su propia leyenda. Se dice que en el siglo XIX, existía una cantina donde se juntaban a beber trajineros, viajantes y vagabundos. El lugar, parecido a un jacal y ubicado a tan solo unos pasos del callejón, era atendido por Isabel Bedolla, conocida como “la cariñosa”.

El apodo fue puesto por los propios clientes, pues cuando se sentían tristes, acudían con la también dueña de la cantina, para que los consolara con sus cariños. De hecho, se cree que era una experta en elaborar amuletos y lanzar sortilegios para revivir, conservar o finiquitar un amor. Esto provocó que el callejón fuera el escenario de intensas riñas, siendo una de ellas la que terminará con la vida de Isabel Bedolla.

Hoy, el Callejón del Cariño es un camino pintoresco con bancas y rodeado de árboles, donde los enamorados suelen pasar las tardes.

Ver menos

Atractivos turísticos cercanos
Los expertos dicen
Reserva tu viaje al mejor precio
Rango de precio
Calificación
Calificación
Calificación
Rango de precio
Calificación
Escribe una palabra clave