Regresar

Cascada de Tamul

Aquismón

Una de las maravillas naturales que se desploma sobre la exuberante Huasteca Potosina, es la cascada de Tamul, al norte de Aquismón. Su cortina de agua está escondida entre las altas paredes verticales de un cañón y es alimentada por el río Gallinas. Al caer la cascada se une a un segundo río, el Santa María.

La cascada de Tamul tiene 105 metros y puedes conocerla en panga. La excursión inicia en el ejido La Morena por donde corre el río Tampaón, de agua color turquesa. En el camino, admiras el contraste del agua con el verde de la vegetación y las formaciones rocosas. Puedes echarte un chapuzón para dejar que la corriente te lleve durante un rato.

Alrededor de hora y media, los guías reman en contracorriente hasta llegar a Tamul. La embarcación se detiene a unos 100 metros de distancia para que contemples la cascada sin riesgo alguno.

Entonces, aprendes que la cortina alcanza los 300 metros de ancho en temporada de lluvias y que la mejor época para visitarla es de noviembre a marzo. Si vas en abril, probablemente la cascada esté seca.

Al regreso, el paseo incluye una parada en la Cueva del Agua, un pequeño cenote con agua de manantial para nadar y disfrutar de la naturaleza.

Otra manera de conocer la cascada de Tamul es a rappel. Para ello, debes llegar al ejido El Naranjito. Hay un mirador a orillas del río Gallitos de donde nace la cascada y donde comienza la aventura de descender a un costado de la cortina de agua.

Lo más difícil será dar el primer salto al abismo, pero, después de sentir la brisa y admirar el paisaje, no hay quien te detenga. Ruta Huasteca es uno de los operadores certificados para realizar esta actividad.
Una de las maravillas naturales que se desploma sobre la exuberante Huasteca Potosina, es la cascada de Tamul, al norte de Aquismón. Su cortina de agua está escondida entre las altas paredes verticales de un cañón y es alimentada por el río Gallinas. Al caer la cascada se une a un segundo río, el Santa María.

Ver más información


La cascada de Tamul tiene 105 metros y puedes conocerla en panga. La excursión inicia en el ejido La Morena por donde corre el río Tampaón, de agua color turquesa. En el camino, admiras el contraste del agua con el verde de la vegetación y las formaciones rocosas. Puedes echarte un chapuzón para dejar que la corriente te lleve durante un rato.

Alrededor de hora y media, los guías reman en contracorriente hasta llegar a Tamul. La embarcación se detiene a unos 100 metros de distancia para que contemples la cascada sin riesgo alguno.

Entonces, aprendes que la cortina alcanza los 300 metros de ancho en temporada de lluvias y que la mejor época para visitarla es de noviembre a marzo. Si vas en abril, probablemente la cascada esté seca.

Al regreso, el paseo incluye una parada en la Cueva del Agua, un pequeño cenote con agua de manantial para nadar y disfrutar de la naturaleza.

Otra manera de conocer la cascada de Tamul es a rappel. Para ello, debes llegar al ejido El Naranjito. Hay un mirador a orillas del río Gallitos de donde nace la cascada y donde comienza la aventura de descender a un costado de la cortina de agua.

Ver menos

Atractivos turísticos cercanos
Reserva tu viaje al mejor precio
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Escribe una palabra clave