Regresar
Ten listo el traje de baño y el bronceador que esta ruta por el maravilloso Caribe Mexicano está lista para comenzar. Parte desde Cancún, Quintana Roo, el destino turístico más joven del país. Es famoso por sus hermosas playas de arena blanca frente al mar turquesa, ideales para relajarte o hacer alguna actividad acuática, como el esnórquel, el paddle boarding o el kayak, dependiendo de la ubicación de la playa, ya que por ejemplo, en las Chac Mool y Delfines, encontrarás suficiente oleaje para practicar el surf. Elige entre una gran variedad de opciones para hospedarte, desde un hostal hasta un resort de lujo. Para el entretenimiento hay un gran número de clubes, bares y restaurantes. Cancún también es el punto de partida hacia los destinos que lo rodean, como la Riviera Maya y las islas de la Península de Yucatán.

Precisamente hablando de islas, prepárate para cruzar hasta Isla Mujeres. Es muy pequeña, pues mide ocho kilómetros de largo por medio de ancho, y es realmente encantadora. Al no ser tan grande permite recorrerla en un carrito de golf, especial para irte deteniendo en sus principales atractivos, como el Faro en Punta Sur, el Acantilado del Amanecer y el templo maya dedicado a la diosa Ixchel. El mejor lugar para disfrutar del mar es Playa Norte de aguas tranquilas y arena tan fina que parece talco; muy cerca de ahí encontrarás hermosas calles empedradas con tiendas, restaurantes y bares.

De vuelta a la parte continental, continúa hacia el sur, a Puerto Morelos punto de inicio de la Riviera Maya. Unos kilómetros antes de llegar verás la entrada a la Ruta de los Cenotes, la experiencia de nadar en cuevas inundadas, es algo que sí o sí debes de vivir en esta zona. Puerto Morelos es un antiguo pueblo de pescadores que aún conserva la tranquilidad de antaño, y es ideal para comer en alguno de los locales frente al mar o disfrutar de un helado en la plaza principal.

Sigue ahora hasta Playa del Carmen. Esta ciudad te ofrece el contraste de su arquitectura provincial con el increíble ambiente cosmopolita que la rodea. El día es para gozar del mar y al caer el sol pasear por la Quinta Avenida es ya una tradición; en este lugar se concentran la mayoría de los lugares para comer, beber y divertirse. También aquí se encuentra el muelle que conecta con tu siguiente destino: la Isla de Cozumel.

Esta isla es la más grande y poblada de México, y es considerada meca del buceo, por lo que si eres amante de la actividad, estás en el lugar adecuado. Antes de ser un destino turístico, Cozumel lo fue del submarinismo gracias al oceanógrafo francés Jacques Ives Cousteau que lo dio a conocer al mundo. No te pierdas la oportunidad de descender al hermosísimo arrecife Palancar. Otros atractivos son las playas del Sol y la de San Francisco, y caminar por el centro de San Miguel, el poblado de la isla. Una excursión que también vale mucho la pena realizar es la del Cielo, es tan bello que el nombre lo dice todo.

La ruta continúa de vuelta a la Riviera Maya, ahora hacia Akumal. Es perfecto para pasar el día en la caleta y hacer esnórquel junto a la gran variedad de tortugas marinas, para después probar especialidades de mariscos en los locales de ambiente playero.

Tulum es la siguiente parada. Es un divino pueblo rústico, pero que cuenta con sofisticados hoteles, galerías de arte, restaurantes y bares, que se concentran en la zona hotelera. Otra opción para hospedarse son casas privadas o cabañas tipo aldea en medio de la selva, que van desde lo más lujoso hasta los ecológicos y de estilo glamping. Además de disfrutar de la playa, visita la zona arqueológica de Tulum, antigua ciudad amurallada enmarcada por el Caribe ¡aquí tendrás las mejores fotos! También encontrarás muchos cenotes para ir a nadar.

Para el siguiente punto, deberás entrar a la maravillosa Reserva de la Biósfera de Sian Ka’an, lugar en el que se encuentra Boca Paila, entre la Laguna Muyil y el mar. Al ser una reserva natural solo hay campamentos de pescadores como hospedaje, con los servicios básicos. Es el paraíso ideal para disfrutar de la naturaleza y admirar la belleza que la rodea.

Esta ruta llega a su final en Punta Allen, ubicado de igual manera dentro de la Reserva. Si te gusta el turismo ecológico, aquí encontrarás pequeños hoteles rústicos y locales al aire libre con platillos de pescado y mariscos frescos. El cierre perfecto de este increíble viaje.
Ten listo el traje de baño y el bronceador que esta ruta por el maravilloso Caribe Mexicano está lista para comenzar. Parte desde Cancún, Quintana Roo, el destino turístico más joven del país. Es famoso por sus hermosas playas de arena blanca frente al mar turquesa, ideales para relajarte o hacer alguna actividad acuática, como el esnórquel, el paddle boarding o el kayak, dependiendo de la ubicación de la playa, ya que por ejemplo, en las Chac Mool y Delfines, encontrarás suficiente oleaje para practicar el surf. Elige entre una gran variedad de opciones para hospedarte, desde un hostal hasta un resort de lujo. Para el entretenimiento hay un gran número de clubes, bares y restaurantes. Cancún también es el punto de partida hacia los destinos que lo rodean, como la Riviera Maya y las islas de la Península de Yucatán.

Ver más información


Precisamente hablando de islas, prepárate para cruzar hasta Isla Mujeres. Es muy pequeña, pues mide ocho kilómetros de largo por medio de ancho, y es realmente encantadora. Al no ser tan grande permite recorrerla en un carrito de golf, especial para irte deteniendo en sus principales atractivos, como el Faro en Punta Sur, el Acantilado del Amanecer y el templo maya dedicado a la diosa Ixchel. El mejor lugar para disfrutar del mar es Playa Norte de aguas tranquilas y arena tan fina que parece talco; muy cerca de ahí encontrarás hermosas calles empedradas con tiendas, restaurantes y bares.

De vuelta a la parte continental, continúa hacia el sur, a Puerto Morelos punto de inicio de la Riviera Maya. Unos kilómetros antes de llegar verás la entrada a la Ruta de los Cenotes, la experiencia de nadar en cuevas inundadas, es algo que sí o sí debes de vivir en esta zona. Puerto Morelos es un antiguo pueblo de pescadores que aún conserva la tranquilidad de antaño, y es ideal para comer en alguno de los locales frente al mar o disfrutar de un helado en la plaza principal.

Sigue ahora hasta Playa del Carmen. Esta ciudad te ofrece el contraste de su arquitectura provincial con el increíble ambiente cosmopolita que la rodea. El día es para gozar del mar y al caer el sol pasear por la Quinta Avenida es ya una tradición; en este lugar se concentran la mayoría de los lugares para comer, beber y divertirse. También aquí se encuentra el muelle que conecta con tu siguiente destino: la Isla de Cozumel.

Esta isla es la más grande y poblada de México, y es considerada meca del buceo, por lo que si eres amante de la actividad, estás en el lugar adecuado. Antes de ser un destino turístico, Cozumel lo fue del submarinismo gracias al oceanógrafo francés Jacques Ives Cousteau que lo dio a conocer al mundo. No te pierdas la oportunidad de descender al hermosísimo arrecife Palancar. Otros atractivos son las playas del Sol y la de San Francisco, y caminar por el centro de San Miguel, el poblado de la isla. Una excursión que también vale mucho la pena realizar es la del Cielo, es tan bello que el nombre lo dice todo.

La ruta continúa de vuelta a la Riviera Maya, ahora hacia Akumal. Es perfecto para pasar el día en la caleta y hacer esnórquel junto a la gran variedad de tortugas marinas, para después probar especialidades de mariscos en los locales de ambiente playero.

Tulum es la siguiente parada. Es un divino pueblo rústico, pero que cuenta con sofisticados hoteles, galerías de arte, restaurantes y bares, que se concentran en la zona hotelera. Otra opción para hospedarse son casas privadas o cabañas tipo aldea en medio de la selva, que van desde lo más lujoso hasta los ecológicos y de estilo glamping. Además de disfrutar de la playa, visita la zona arqueológica de Tulum, antigua ciudad amurallada enmarcada por el Caribe ¡aquí tendrás las mejores fotos! También encontrarás muchos cenotes para ir a nadar.

Para el siguiente punto, deberás entrar a la maravillosa Reserva de la Biósfera de Sian Ka’an, lugar en el que se encuentra Boca Paila, entre la Laguna Muyil y el mar. Al ser una reserva natural solo hay campamentos de pescadores como hospedaje, con los servicios básicos. Es el paraíso ideal para disfrutar de la naturaleza y admirar la belleza que la rodea.

Ver menos

Aquí comienza tu viaje
Escribe una palabra clave