Regresar

Ruta del patrimonio cultural de la época barroca

San José de Gracia, Real de Asientos, Guadalajara, Zacatecas, Aguascalientes, San Juan de los Lagos

Esta ruta comienza en Guadalajara, hogar del tequila y la torta ahogada; por lo que estos dos elementos no pueden faltar en tu visita, por supuesto, al ritmo del mariachi. Camina por el Centro Histórico, en donde cuatro importantes plazas convergen para crear una cruz: Plaza Guadalajara, Plaza la Liberación, la Rotonda de los Jaliscienses Ilustres y la Plaza de Armas. Aquí se atesoran verdaderas joyas arquitectónicas, como la Catedral Metropolitana uno de los íconos de la ciudad, el Instituto Cultural Cabañas, el Teatro Degollado y el Templo Expiatorio del Santísimo Sacramento. Tlaquepaque, Tonalá y Guachimontones son otros de los sitios que harán de tu visita una experiencia inolvidable, a pocos kilómetros de Guadalajara. Y, ¿por qué no?, tomar una de las Rutas del Tequila, para degustar y conocer más sobre esta tradicional bebida.

Sigue unos 150 km hacia el norte, hasta llegar a San Juan de los Lagos; ahí es parada obligada la Catedral de Nuestra Señora de San Juan de los Lagos, también conocida como Cihualpilli, a donde acuden millares de peregrinos a pedir milagros y agradecer por los ya cumplidos. También es recomendable visitar el quiosco de la Plaza de Armas y darse la oportunidad de admirar su Palacio Municipal.

El camino continúa hacia Aguascalientes, sede de una de las fiestas más importantes del país: la Feria de San Marcos. Esta ciudad colonial es de gran arraigo taurino y su Centro Histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Aquí puedes observar varios de los sitios importantes a bordo del tranvía; conocer más de su historia en el Museo de la Ciudad o adentrarte en uno de los elementos más importantes de la cultura mexicana en el Museo Nacional de la Muerte. No puedes irte sin probar una gordita rellena, el lechón al horno y el tradicional chile aguascalentense y para el camino, un par de charamuscas.

Continúa hasta el pueblo mágico de San José de Gracia. Ahí en el embarcadero, puedes tomar un bote que te llevará al impresionante Cristo Roto, una de las esculturas más grandes del país. Para disfrutar al máximo este lugar, deberás alejarte del suelo y caminar por los puentes colgantes del parque Boca de Túnel. Para los admiradores del deporte nacional por excelencia, la Charrería, hay recorridos especiales para conocer los talleres donde se elabora su indumentaria.

Antes de dejar el estado de Aguascalientes, debes pasar por Real de Asientos, su municipio más antiguo. Los principales atractivos residen en las minas, túneles y acueductos; también la Parroquia de Nuestra Señora de Belén. En Asientos es preciso abordar "El Piojito", que te llevará a recorrer la mina El Hundido.

Esta ruta termina en la ciudad de Zacatecas, Zacatecas; una de las joyas coloniales de México. Cuenta con uno de los centros históricos más atractivos del país y con sitios que te invitarán a recorrerla de arriba a abajo, literalmente, pues las actividades que no pueden faltar en tu visita son subir al teleférico para ir al Cerro de la Bufa y bajar a las profundidades de una mina . El mejor complemento será un asado de boda, los tacos envenenados o unas enchiladas zacatecanas y de postre una deliciosa natilla con intenso sabor a nuez.
Esta ruta comienza en Guadalajara, hogar del tequila y la torta ahogada; por lo que estos dos elementos no pueden faltar en tu visita, por supuesto, al ritmo del mariachi. Camina por el Centro Histórico, en donde cuatro importantes plazas convergen para crear una cruz: Plaza Guadalajara, Plaza la Liberación, la Rotonda de los Jaliscienses Ilustres y la Plaza de Armas. Aquí se atesoran verdaderas joyas arquitectónicas, como la Catedral Metropolitana uno de los íconos de la ciudad, el Instituto Cultural Cabañas, el Teatro Degollado y el Templo Expiatorio del Santísimo Sacramento. Tlaquepaque, Tonalá y Guachimontones son otros de los sitios que harán de tu visita una experiencia inolvidable, a pocos kilómetros de Guadalajara. Y, ¿por qué no?, tomar una de las Rutas del Tequila, para degustar y conocer más sobre esta tradicional bebida.

Ver más información


Sigue unos 150 km hacia el norte, hasta llegar a San Juan de los Lagos; ahí es parada obligada la Catedral de Nuestra Señora de San Juan de los Lagos, también conocida como Cihualpilli, a donde acuden millares de peregrinos a pedir milagros y agradecer por los ya cumplidos. También es recomendable visitar el quiosco de la Plaza de Armas y darse la oportunidad de admirar su Palacio Municipal.

El camino continúa hacia Aguascalientes, sede de una de las fiestas más importantes del país: la Feria de San Marcos. Esta ciudad colonial es de gran arraigo taurino y su Centro Histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Aquí puedes observar varios de los sitios importantes a bordo del tranvía; conocer más de su historia en el Museo de la Ciudad o adentrarte en uno de los elementos más importantes de la cultura mexicana en el Museo Nacional de la Muerte. No puedes irte sin probar una gordita rellena, el lechón al horno y el tradicional chile aguascalentense y para el camino, un par de charamuscas.

Continúa hasta el pueblo mágico de San José de Gracia. Ahí en el embarcadero, puedes tomar un bote que te llevará al impresionante Cristo Roto, una de las esculturas más grandes del país. Para disfrutar al máximo este lugar, deberás alejarte del suelo y caminar por los puentes colgantes del parque Boca de Túnel. Para los admiradores del deporte nacional por excelencia, la Charrería, hay recorridos especiales para conocer los talleres donde se elabora su indumentaria.

Antes de dejar el estado de Aguascalientes, debes pasar por Real de Asientos, su municipio más antiguo. Los principales atractivos residen en las minas, túneles y acueductos; también la Parroquia de Nuestra Señora de Belén. En Asientos es preciso abordar "El Piojito", que te llevará a recorrer la mina El Hundido.

Ver menos

Aquí comienza tu viaje
Escribe una palabra clave