Regresar

Ruta de los pueblos purépechas

Santa Clara del Cobre, Guadalajara, Pátzcuaro

Disfruta de lo mejor de los estados de Jalisco y Michoacán, con esta ruta que inicia en la ciudad de Guadalajara. El primer recorrido que no puede faltar es su Centro Histórico, ¿sabías que la conjunción de cuatro plazas conforman una cruz? La Rotonda de los Jaliscienses Ilustres, la Plaza de Armas, y las Plazas Guadalajara y Liberación se unen para darle esa forma. Aquí podrás visitar los edificios más emblemáticos de la ciudad, empezando por su imponente Catedral Metropolitana, el Instituto Cultural Cabañas, el Templo Expiatorio del Santísimo Sacramento y el Teatro Degollado. Otros atractivos que este estado ha aportado al mundo de la cultura, son la danza y la música, por lo que no pierdas la oportunidad de gozar del jarabe tapatío y del increíble mariachi, ni de la gastronomía, prueba las tortas ahogadas y las variedades de tequila.

Prosigue la ruta hacia Michoacán, haciendo una parada en el Pueblo Mágico de Cuitzeo. Aquí se conjugan la belleza de su lago con su arquitectura colonial, como el Conjunto Conventual de Santa María Magdalena de la era del virreinato, uno de los mejores conservados en donde se puede admirar la cantera tallada y murales; la Iglesia del Hospitalito y el Museo Nacional del Cobre son otras visitas infaltables. En este hermoso poblado encontrarás sombreros y canastos hechos con la fibra de tule que crece a orillas del lago.

Continúa ahora hacia el maravilloso Pueblo Mágico de Tzintzuntzan, que fuera la capital del imperio purépecha. Te sorprenderá su zona arqueológica, la más singular del país: Las Yácatas pues sus vestigios no son las pirámides que se pueden observar en casi todos los sitios arqueológicos, aquí son de forma circular, de varios niveles y tampoco tienen un juego de pelota; en el museo ubicado en la entrada podrás conocer detalles de este enigmático lugar. Continúa hacia el Convento de Santa Ana que data del siglo XVI y en donde aún se conservan los antiguos olivos plantados por Don Vasco de Quiroga.

Continuando con la belleza de los Pueblos Mágicos de Michoacán, ahora conocerás Santa Clara del Cobre. Es una comunidad dedicada totalmente al trabajo artesanal de artículos de cobre, haciendo honor a su nombre. Es sin lugar a dudas el atractivo principal, admirar el trabajo manual de los artesanos en sus talleres y observar las obras de arte que salen de sus manos, en este oficio aprendido por sus ancestros. Además, podrás llevarlos a tu casa, puede ser desde una pulsera hecha de cobre martillado, hasta una vajilla completa.

En tan solo 25 minutos estarás en el Pueblo Mágico de Pátzcuaro. Disfruta de la vista del lago y de su conservada arquitectura de casas con techos de teja y calles empedradas. Imperdibles la Casa de los Once Patios, la Basílica de Nuestra Señora de la Salud, pasear por la Plaza Don Vasco saboreando una nieve de pasta, y desde luego, cruzar hasta la isla de Janitzio. Saborea los deliciosos charales, el churipo y las corundas, algunas de las estrellas de la gastronomía michoacana, Patrimonio Intangible de la Humanidad.
Disfruta de lo mejor de los estados de Jalisco y Michoacán, con esta ruta que inicia en la ciudad de Guadalajara. El primer recorrido que no puede faltar es su Centro Histórico, ¿sabías que la conjunción de cuatro plazas conforman una cruz? La Rotonda de los Jaliscienses Ilustres, la Plaza de Armas, y las Plazas Guadalajara y Liberación se unen para darle esa forma. Aquí podrás visitar los edificios más emblemáticos de la ciudad, empezando por su imponente Catedral Metropolitana, el Instituto Cultural Cabañas, el Templo Expiatorio del Santísimo Sacramento y el Teatro Degollado. Otros atractivos que este estado ha aportado al mundo de la cultura, son la danza y la música, por lo que no pierdas la oportunidad de gozar del jarabe tapatío y del increíble mariachi, ni de la gastronomía, prueba las tortas ahogadas y las variedades de tequila.

Ver más información


Prosigue la ruta hacia Michoacán, haciendo una parada en el Pueblo Mágico de Cuitzeo. Aquí se conjugan la belleza de su lago con su arquitectura colonial, como el Conjunto Conventual de Santa María Magdalena de la era del virreinato, uno de los mejores conservados en donde se puede admirar la cantera tallada y murales; la Iglesia del Hospitalito y el Museo Nacional del Cobre son otras visitas infaltables. En este hermoso poblado encontrarás sombreros y canastos hechos con la fibra de tule que crece a orillas del lago.

Continúa ahora hacia el maravilloso Pueblo Mágico de Tzintzuntzan, que fuera la capital del imperio purépecha. Te sorprenderá su zona arqueológica, la más singular del país: Las Yácatas pues sus vestigios no son las pirámides que se pueden observar en casi todos los sitios arqueológicos, aquí son de forma circular, de varios niveles y tampoco tienen un juego de pelota; en el museo ubicado en la entrada podrás conocer detalles de este enigmático lugar. Continúa hacia el Convento de Santa Ana que data del siglo XVI y en donde aún se conservan los antiguos olivos plantados por Don Vasco de Quiroga.

Continuando con la belleza de los Pueblos Mágicos de Michoacán, ahora conocerás Santa Clara del Cobre. Es una comunidad dedicada totalmente al trabajo artesanal de artículos de cobre, haciendo honor a su nombre. Es sin lugar a dudas el atractivo principal, admirar el trabajo manual de los artesanos en sus talleres y observar las obras de arte que salen de sus manos, en este oficio aprendido por sus ancestros. Además, podrás llevarlos a tu casa, puede ser desde una pulsera hecha de cobre martillado, hasta una vajilla completa.

Ver menos

Aquí comienza tu viaje
Escribe una palabra clave