Regresar

Ruta de los paisajes y las tradiciones

Puebla, Tlaxcala, Ciudad Sahagún, Pachuca

Esta ruta parte de la ciudad de Pachuca. Pasea por la Plaza Independencia y conoce el impresionante reloj monumental. En especial para los amantes del futbol hay un Museo dedicado a este deporte, ya que se considera a Pachuca como la cuna del balompié y de los exquisitos pastes que no te puedes ir sin probar, debido a la presencia de los trabajadores ingleses que se establecieron aquí durante el auge minero.

Después pasarás por Ciudad Sahagún para dirigirte a Calpulalpan al norte de la Sierra Nevada. Este pueblito es muy pintoresco y vale la pena pasear por el centro para conocer los monumentos y edificios históricos, como la Parroquia de San Antonio de Padua y la Capilla de la Tercera Orden. Es un importante productor de pulque y hay varias haciendas que se pueden visitar.

Sigue el rumbo hacia Apizaco, donde llamará tu atención el Museo Casa de Piedra, que era sede de los antiguos trabajadores ferroviarios, aquí conocerás más sobre la historia de este lugar y del ferrocarril. También puedes conocer la Basílica de Nuestra Señora de la Misericordia y los murales del Palacio Municipal.

El Pueblo Mágico de Tlaxco es un destino rodeado de bosques, montañas y una laguna. Al ser un importante productor de pulque, uno de sus atractivos principales es recorrer sus haciendas pulqueras, conocer los sembradíos y el proceso de elaboración de esta bebida única, por supuesto no faltará su debida degustación. En el centro podrás conocer la Parroquia de San Agustín, comer y adquirir artesanías.

El destino siguiente será Tlaxcala. Esta ciudad de gran riqueza colonial, tiene edificios que no deben dejar de visitarse, como el Exconvento de San Francisco, la catedral y el Museo Regional de Tlaxcala. Las delicias que aquí encontrarás son la sopa tlaxcalteca, la torta de avena y las setas al pastor.

Finaliza en Puebla donde te esperan sus joyas arquitectónicas. Visita el Centro Histórico, admira la catedral y la Casa de la cultura y pasea por Los Portales. En el mercado podrás encontrar dulces regionales y artesanías. Cierra con broche de oro con un exquisito mole poblano, unas cemitas y unos chiles en nogada.

Esta ruta parte de la ciudad de Pachuca. Pasea por la Plaza Independencia y conoce el impresionante reloj monumental. En especial para los amantes del futbol hay un Museo dedicado a este deporte, ya que se considera a Pachuca como la cuna del balompié y de los exquisitos pastes que no te puedes ir sin probar, debido a la presencia de los trabajadores ingleses que se establecieron aquí durante el auge minero.

Ver más información


Después pasarás por Ciudad Sahagún para dirigirte a Calpulalpan al norte de la Sierra Nevada. Este pueblito es muy pintoresco y vale la pena pasear por el centro para conocer los monumentos y edificios históricos, como la Parroquia de San Antonio de Padua y la Capilla de la Tercera Orden. Es un importante productor de pulque y hay varias haciendas que se pueden visitar.

Sigue el rumbo hacia Apizaco, donde llamará tu atención el Museo Casa de Piedra, que era sede de los antiguos trabajadores ferroviarios, aquí conocerás más sobre la historia de este lugar y del ferrocarril. También puedes conocer la Basílica de Nuestra Señora de la Misericordia y los murales del Palacio Municipal.

El Pueblo Mágico de Tlaxco es un destino rodeado de bosques, montañas y una laguna. Al ser un importante productor de pulque, uno de sus atractivos principales es recorrer sus haciendas pulqueras, conocer los sembradíos y el proceso de elaboración de esta bebida única, por supuesto no faltará su debida degustación. En el centro podrás conocer la Parroquia de San Agustín, comer y adquirir artesanías.

El destino siguiente será Tlaxcala. Esta ciudad de gran riqueza colonial, tiene edificios que no deben dejar de visitarse, como el Exconvento de San Francisco, la catedral y el Museo Regional de Tlaxcala. Las delicias que aquí encontrarás son la sopa tlaxcalteca, la torta de avena y las setas al pastor.

Finaliza en Puebla donde te esperan sus joyas arquitectónicas. Visita el Centro Histórico, admira la catedral y la Casa de la cultura y pasea por Los Portales. En el mercado podrás encontrar dulces regionales y artesanías. Cierra con broche de oro con un exquisito mole poblano, unas cemitas y unos chiles en nogada.

Ver menos

Aquí comienza tu viaje
Escribe una palabra clave