Regresar

Amealco de Bonfil

Querétaro

El Pueblo Mágico de Amealco de Bonfil, al sur del estado de Querétaro, lo caracterizan sus manantiales y sus talleres artesanales de la comunidad otomí. Aquí fue donde nació la muñeca de trapo “María”, catalogada como Patrimonio Cultural del estado.

Esta figura es tan valiosa que existe un museo en su honor y una reproducción a gran escala que custodia la plaza principal, se trata de Lele (“bebé”, en otomí), la muñeca gigante que le dio la vuelta al mundo.

Si nos adentramos más al centro, conformado por 20 cuadras, podemos contemplar la Parroquia de Santa María con sus pisos originales de madera y respiraderos de bronce. De frente al templo, el Jardín Principal llama la atención por sus múltiples desniveles y escalones, desde sus bancas se aprecian mejor los portales que lo rodean: la arquería y su bien cuidada cantera rosa emulan al centro de la Ciudad de Querétaro. Incluso, por el ambiente bohemio de la noche.

En la esquina de las calles IV Centenario y Morelos, una construcción con muros de adobe amarillo alberga la Casa de Cultura para aprender todo sobre la cultura otomí, desde su lengua hasta sus bordados en punto de cruz y medicina tradicional. Muy cerca está la Casa de las Artesanías para comprar un souvenir de barro o textiles con bordados de colores.

Los restaurantes de comida prehispánica son otro motivo para visitar el Pueblo Mágico de Amealco. Los martes son de mole rojo con guajolote. La tradición centenaria se originó porque ese día los antiguos pobladores cerraban para descansar y comer el platillo en familia. No hay que perderse las bebidas típicas, el pulque y los vinos frutales. En el Mercado Municipal se venden carnitas y barbacoa.

Y para dormir es cierto que en el centro se encuentran habitaciones sencillas y económicas. Sin embargo, lo mejor está en las orillas del pueblo, donde hay cabañas acogedoras en medio del bosque y el hotel temático La Muralla. Está inspirado y ambientado en la Revolución Mexicana donde sus huéspedes pueden disfrazarse como Adelitas o Pancho Villa. El hotel ofrece cabalgatas, rappel, tirolesa y espectáculos nocturnos.

A 20 minutos de Amealco, la localidad de San Ildefonso Tultepec es la meca de los talleres artesanales. Sus propietarios abren las puertas al público para moldear barro o hacer su propia muñeca de trapo. Aquí también se encuentra el templo donde la comunidad otomí recibe el Año Nuevo.

¿Cómo llegar a Amealco de Bonfil? Desde la Ciudad de México se conduce por la autopista México-Querétaro, al llegar a San Juan del Río, hay que seguir la desviación hacia La Muralla y en el kilómetro 29, se encuentra la entrada al Pueblo Mágico.
El Pueblo Mágico de Amealco de Bonfil, al sur del estado de Querétaro, lo caracterizan sus manantiales y sus talleres artesanales de la comunidad otomí. Aquí fue donde nació la muñeca de trapo “María”, catalogada como Patrimonio Cultural del estado.

Ver más información


Esta figura es tan valiosa que existe un museo en su honor y una reproducción a gran escala que custodia la plaza principal, se trata de Lele (“bebé”, en otomí), la muñeca gigante que le dio la vuelta al mundo.

Si nos adentramos más al centro, conformado por 20 cuadras, podemos contemplar la Parroquia de Santa María con sus pisos originales de madera y respiraderos de bronce. De frente al templo, el Jardín Principal llama la atención por sus múltiples desniveles y escalones, desde sus bancas se aprecian mejor los portales que lo rodean: la arquería y su bien cuidada cantera rosa emulan al centro de la Ciudad de Querétaro. Incluso, por el ambiente bohemio de la noche.

En la esquina de las calles IV Centenario y Morelos, una construcción con muros de adobe amarillo alberga la Casa de Cultura para aprender todo sobre la cultura otomí, desde su lengua hasta sus bordados en punto de cruz y medicina tradicional. Muy cerca está la Casa de las Artesanías para comprar un souvenir de barro o textiles con bordados de colores.

Los restaurantes de comida prehispánica son otro motivo para visitar el Pueblo Mágico de Amealco. Los martes son de mole rojo con guajolote. La tradición centenaria se originó porque ese día los antiguos pobladores cerraban para descansar y comer el platillo en familia. No hay que perderse las bebidas típicas, el pulque y los vinos frutales. En el Mercado Municipal se venden carnitas y barbacoa.

Y para dormir es cierto que en el centro se encuentran habitaciones sencillas y económicas. Sin embargo, lo mejor está en las orillas del pueblo, donde hay cabañas acogedoras en medio del bosque y el hotel temático La Muralla. Está inspirado y ambientado en la Revolución Mexicana donde sus huéspedes pueden disfrazarse como Adelitas o Pancho Villa. El hotel ofrece cabalgatas, rappel, tirolesa y espectáculos nocturnos.

A 20 minutos de Amealco, la localidad de San Ildefonso Tultepec es la meca de los talleres artesanales. Sus propietarios abren las puertas al público para moldear barro o hacer su propia muñeca de trapo. Aquí también se encuentra el templo donde la comunidad otomí recibe el Año Nuevo.

Ver menos

Atractivos turísticos de Amealco de Bonfil
Mapa de Amealco de Bonfil
¡Reserva tu viaje al mejor precio!
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Escribe una palabra clave