Regresar

Zacatlán

Puebla

¿A quién no le gustan los bosques bañados por cascadas, cubiertos de neblina y con cabañas acogedoras? Si tú perteneces a este grupo de viajeros, entonces debes escaparte a Zacatlán de las Manzanas, uno de los Pueblos Mágicos más bellos de Puebla.

Para familiarizarte con el paisaje serrano es mejor que comiences tu recorrido por el mirador de cristal, de un kilómetro de longitud, que sobresale en la cima de la Barranca de los Jilgueros, situada a pocas cuadras del centro. Esta maravilla natural tiene una profundidad de casi 400 metros y es serpenteada por el río San Pedro. Sin necesidad de binoculares, puedes ver cascadas y casitas rústicas. A espaldas de la barranca, encontrarás el Mural Monumental de Zacatlán de las Manzanas que decora el panteón municipal. Fue elaborado con restos de mosaico para recrear los atractivos turísticos del pueblo, como el tradicional reloj floral instalado en la plaza central.

Ya que estás por el centro, haz una parada en el Museo del Reloj, ¿sabías que Zacatlán de las Manzanas es considerado como la cuna de los relojes monumentales? Pues bien, en este espacio aprendes el proceso de elaboración, desde la fundición del metal para crear una máquina, hasta la prueba final de un reloj.

Continuando con el paseo, visita alguna tienda de licores que ofrecen recorridos guiados para aprender el proceso de elaboración de la sidra, tal es el caso de Manzanita Zacatlán o Fábrica El Convento 1567. En agosto, no te pierdas la Feria de la Manzana.

Si no te gustan los licores, puedes sentarte en la plaza a degustar un café de granos recién tostados y acompañarlo con el tradicional cubilete de queso o requesón; es un plan sencillo, pero obligado en las cosas que debes hacer en Zacatlán. No olvides dejar un “huequito” para un taquito de barbacoa de hoyo, un jarrito de pulque o un tlatloyo (similar a un tlacoyo, pero bañados en salsa verde con queso y crema).

No te sorprendas si la neblina te atrapa caminando en plena plaza central. Este fenómeno natural suele ocurrir a cualquier hora del día, es tan espesa que en ocasiones no podrás ni ver la punta de tu nariz. Pero, no te preocupes, solo es cuestión de esperar unos minutos para que el paisaje se despeje nuevamente.

Los hoteles en Zacatlán son rústicos, muchos de ellos conformados por cabañas que van perfectamente con el clima fresco. Debemos advertirte: durante las noches de invierno, la temperatura desciende bastante grados, llegando a tener heladas. Por lo tanto, te sugerimos que tu hotel o cabaña disponga del servicio de chimenea.
¿A quién no le gustan los bosques bañados por cascadas, cubiertos de neblina y con cabañas acogedoras? Si tú perteneces a este grupo de viajeros, entonces debes escaparte a Zacatlán de las Manzanas, uno de los Pueblos Mágicos más bellos de Puebla.

Ver más información


Para familiarizarte con el paisaje serrano es mejor que comiences tu recorrido por el mirador de cristal, de un kilómetro de longitud, que sobresale en la cima de la Barranca de los Jilgueros, situada a pocas cuadras del centro. Esta maravilla natural tiene una profundidad de casi 400 metros y es serpenteada por el río San Pedro. Sin necesidad de binoculares, puedes ver cascadas y casitas rústicas. A espaldas de la barranca, encontrarás el Mural Monumental de Zacatlán de las Manzanas que decora el panteón municipal. Fue elaborado con restos de mosaico para recrear los atractivos turísticos del pueblo, como el tradicional reloj floral instalado en la plaza central.

Ya que estás por el centro, haz una parada en el Museo del Reloj, ¿sabías que Zacatlán de las Manzanas es considerado como la cuna de los relojes monumentales? Pues bien, en este espacio aprendes el proceso de elaboración, desde la fundición del metal para crear una máquina, hasta la prueba final de un reloj.

Continuando con el paseo, visita alguna tienda de licores que ofrecen recorridos guiados para aprender el proceso de elaboración de la sidra, tal es el caso de Manzanita Zacatlán o Fábrica El Convento 1567. En agosto, no te pierdas la Feria de la Manzana.

Si no te gustan los licores, puedes sentarte en la plaza a degustar un café de granos recién tostados y acompañarlo con el tradicional cubilete de queso o requesón; es un plan sencillo, pero obligado en las cosas que debes hacer en Zacatlán. No olvides dejar un “huequito” para un taquito de barbacoa de hoyo, un jarrito de pulque o un tlatloyo (similar a un tlacoyo, pero bañados en salsa verde con queso y crema).

No te sorprendas si la neblina te atrapa caminando en plena plaza central. Este fenómeno natural suele ocurrir a cualquier hora del día, es tan espesa que en ocasiones no podrás ni ver la punta de tu nariz. Pero, no te preocupes, solo es cuestión de esperar unos minutos para que el paisaje se despeje nuevamente.

Ver menos

Atractivos turísticos de Zacatlán
Mapa de Zacatlán
¡Reserva tu viaje al mejor precio!
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Escribe una palabra clave