Puebla

Puebla

¿Alguna vez te has preguntado por qué Puebla es llamada la “ciudad de los ángeles”? Tenemos la respuesta: cuenta la leyenda que una corte celestial fue la encargada de trazar sus calles y colocar la campana más grande y pesada de la catedral. Pero, nosotros creemos que hay otros motivos para decir que está cobijada por los mismísimos ángeles: sus casi 365 cúpulas barrocas delineando el horizonte; los sabores delirantes de su gastronomía, como el mole y los chiles en nogada; el azul intenso de su Talavera; sus casonas coloniales convertidas en museos y hoteles y, por si fuera poco, la hospitalidad de su gente.

Por esto y más, también Puebla de Zaragoza es una digna Ciudad Patrimonio de la Humanidad, que merece estar en tu lista de destinos turísticos para conocer en México. Esta ciudad se ubica a dos horas aproximadas desde Ciudad de México.

El turismo religioso es uno de los principales atractivos de la ciudad de Puebla. Al recorrer el centro histórico encontrarás dos ejemplos excepcionales del barroco novohispano: la catedral, que tardó dos siglos en construirse y que tiene las torres más altas de América Latina y la Capilla del Rosario, los ojos no se dan abasto para contar la cantidad de altares recubiertos en oro y azulejos de talavera que se montaron sobre sus paredes.

Los museos son indispensables en la vida cultural de Puebla, un claro ejemplo es el Museo Amparo, muy cercano a la catedral. Tiene una amplia colección de arte prehispánico, colonial y moderno y una terraza, para tomar las mejores fotos de la ciudad. Los fines de semana, el boleto de entrada incluye talleres, como el de moldeado de barro.

A pocos pasos del museo está la calle 5 Oriente, la meca de la talavera poblana, reconocida como Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco. Además de ser el mejor sitio para comprar una artesanía elaborada con esta técnica artística, algunos talleres y galerías ofrecen recorridos para conocer los minerales que se utilizan para trabajar la cerámica y cómo se pinta a mano.

Para la gula, nada como las dulcerías típicas de la calle 6 Oriente. Hay que regresar a casa con los clásicos borrachitos, dedos de novia y camotes de guayaba. De paso, se puede visitar la Casa del Alfeñique, ubicada a unos pasos. Su fachada está ricamente decorada con argamasa que se parece al dulce de alfeñique, elaborado con azúcar, clara de huevo y almendras.

Los fines de semana, la ciudad de Puebla es un escaparate de actividades artísticas, basta con darse una vuelta por el Barrio del Artista, donde se reúnen verdaderos talentos de las artes plásticas, algunos trabajando en vivo frente al público, ya sea pintando, dibujando o moldeando algún metal. También está el pintoresco Barrio de los Sapos, que se convierte en casi un museo de antigüedades y objetos extraños al aire libre. Otro imperdible de este barrio es la famosa cantina La Pasita y sus 22 licores servidos en caballitos.

Fuera del centro histórico de Puebla, la zona sur se ha puesto de moda entre los locales y turistas, los últimos años. Se trata del sector llamado Angelópolis, donde se ubica la Estrella de Puebla, considerada la rueda de la fortuna más grande del mundo, el Museo Internacional del Barroco y Los Fuertes, la zona donde se libró la batalla del 5 de mayo.

El área que componen los fuertes se rehabilitó para instalar un teleférico, un planetario y un parque para hacer picnics y renta de bicicletas; por cierto, hay una ciclopista que lleva hasta el Pueblo Mágico de Cholula.
¿Alguna vez te has preguntado por qué Puebla es llamada la “ciudad de los ángeles”? Tenemos la respuesta: cuenta la leyenda que una corte celestial fue la encargada de trazar sus calles y colocar la campana más grande y pesada de la catedral. Pero, nosotros creemos que hay otros motivos para decir que está cobijada por los mismísimos ángeles: sus casi 365 cúpulas barrocas delineando el horizonte; los sabores delirantes de su gastronomía, como el mole y los chiles en nogada; el azul intenso de su Talavera; sus casonas coloniales convertidas en museos y hoteles y, por si fuera poco, la hospitalidad de su gente.

Ver más información



Por esto y más, también Puebla de Zaragoza es una digna Ciudad Patrimonio de la Humanidad, que merece estar en tu lista de destinos turísticos para conocer en México. Esta ciudad se ubica a dos horas aproximadas desde Ciudad de México.

El turismo religioso es uno de los principales atractivos de la ciudad de Puebla. Al recorrer el centro histórico encontrarás dos ejemplos excepcionales del barroco novohispano: la catedral, que tardó dos siglos en construirse y que tiene las torres más altas de América Latina y la Capilla del Rosario, los ojos no se dan abasto para contar la cantidad de altares recubiertos en oro y azulejos de talavera que se montaron sobre sus paredes.

Los museos son indispensables en la vida cultural de Puebla, un claro ejemplo es el Museo Amparo, muy cercano a la catedral. Tiene una amplia colección de arte prehispánico, colonial y moderno y una terraza, para tomar las mejores fotos de la ciudad. Los fines de semana, el boleto de entrada incluye talleres, como el de moldeado de barro.

A pocos pasos del museo está la calle 5 Oriente, la meca de la talavera poblana, reconocida como Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco. Además de ser el mejor sitio para comprar una artesanía elaborada con esta técnica artística, algunos talleres y galerías ofrecen recorridos para conocer los minerales que se utilizan para trabajar la cerámica y cómo se pinta a mano.

Para la gula, nada como las dulcerías típicas de la calle 6 Oriente. Hay que regresar a casa con los clásicos borrachitos, dedos de novia y camotes de guayaba. De paso, se puede visitar la Casa del Alfeñique, ubicada a unos pasos. Su fachada está ricamente decorada con argamasa que se parece al dulce de alfeñique, elaborado con azúcar, clara de huevo y almendras.

Los fines de semana, la ciudad de Puebla es un escaparate de actividades artísticas, basta con darse una vuelta por el Barrio del Artista, donde se reúnen verdaderos talentos de las artes plásticas, algunos trabajando en vivo frente al público, ya sea pintando, dibujando o moldeando algún metal. También está el pintoresco Barrio de los Sapos, que se convierte en casi un museo de antigüedades y objetos extraños al aire libre. Otro imperdible de este barrio es la famosa cantina La Pasita y sus 22 licores servidos en caballitos.

Fuera del centro histórico de Puebla, la zona sur se ha puesto de moda entre los locales y turistas, los últimos años. Se trata del sector llamado Angelópolis, donde se ubica la Estrella de Puebla, considerada la rueda de la fortuna más grande del mundo, el Museo Internacional del Barroco y Los Fuertes, la zona donde se libró la batalla del 5 de mayo.

El área que componen los fuertes se rehabilitó para instalar un teleférico, un planetario y un parque para hacer picnics y renta de bicicletas; por cierto, hay una ciclopista que lleva hasta el Pueblo Mágico de Cholula.

Ver menos

Atractivos turísticos de Puebla
Atractivos turísticos de Puebla
Mapa de Puebla
Los expertos dicen
¡Reserva tu viaje al mejor precio!
Rango de precio
Calificación
Calificación
Calificación
Rango de precio
Calificación
Escribe una palabra clave