Regresar

Pahuatlán

Puebla

Entre los límites de Hidalgo y Puebla, hay un Pueblo Mágico de corazón náhuatl y otomí, protector de la producción prehispánica del papel amate: Pahuatlán, enclavado en la sierra poblana, la región circundada por cerros “esmeralda”, valles y barrancas.

Los días en Pahuatlán inician con el aroma a café recién molido colándose entre las calles empedradas del pequeño centro, proveniente de cafeterías y casitas de adobe con techos de teja roja. La cosecha del grano es una de las principales riquezas del Pueblo Mágico, así como sus panaderías de horno de leña. Por lo tanto, una taza de café y un polvorón o concha calientitos, son el desayuno perfecto para iniciar las mañanas.

Después, hay que conocer el Templo del Señor Santiago Apóstol, construido hace más de 400 años por los frailes agustinos. Su fachada blanca resalta su diseño rococó que contrasta con los marcos amarillos del campanario y la entrada principal.

Los domingos, el atrio es el escenario para realizar la danza de Los Voladores, pues el Pueblo Mágico de Pahuatlán fue parte del antiguo señorío del Totonacapan. También, ese día es de tianguis donde se encuentra una de las artesanías de mayor prestigio, el papel amate. Sin embargo, para maravillarse con el proceso de elaboración hay que viajar a los talleres artesanales de San Pablito, a unos 20 minutos de la cabecera municipal.

No hay que perder la oportunidad de conocer a un chamán o curandero. En la plaza, varios establecimientos ofrecen sobadas y limpias para equilibrar el espíritu o aliviar algún malestar a base de plantas e infusiones naturales. Incluso, algunos hoteles (como Hotel San Carlos) tienen baños de temazcal entre sus amenidades.

A Pahuatlán se viaja cuando se quiere tener contacto con la naturaleza. Por eso, recomendamos contratar un tour en bicicleta de montaña para visitar un beneficio de café, cruzar el puente colgante Miguel Hidalgo y Costilla, observar la cascada la Trinidad, internarse en los senderos del Cerro del Cirio hasta llegar al mirador de Ahíla y, por qué no, atreverse a descender a rappel alguna de sus caras.

El Pueblo Mágico de Pahuatlán se localiza a casi tres horas de la Ciudad de México, la mejor ruta para llegar es por la autopista Arco Norte con dirección a Tulancingo, Hidalgo.
Entre los límites de Hidalgo y Puebla, hay un Pueblo Mágico de corazón náhuatl y otomí, protector de la producción prehispánica del papel amate: Pahuatlán, enclavado en la sierra poblana, la región circundada por cerros “esmeralda”, valles y barrancas.

Ver más información


Los días en Pahuatlán inician con el aroma a café recién molido colándose entre las calles empedradas del pequeño centro, proveniente de cafeterías y casitas de adobe con techos de teja roja. La cosecha del grano es una de las principales riquezas del Pueblo Mágico, así como sus panaderías de horno de leña. Por lo tanto, una taza de café y un polvorón o concha calientitos, son el desayuno perfecto para iniciar las mañanas.

Después, hay que conocer el Templo del Señor Santiago Apóstol, construido hace más de 400 años por los frailes agustinos. Su fachada blanca resalta su diseño rococó que contrasta con los marcos amarillos del campanario y la entrada principal.

Los domingos, el atrio es el escenario para realizar la danza de Los Voladores, pues el Pueblo Mágico de Pahuatlán fue parte del antiguo señorío del Totonacapan. También, ese día es de tianguis donde se encuentra una de las artesanías de mayor prestigio, el papel amate. Sin embargo, para maravillarse con el proceso de elaboración hay que viajar a los talleres artesanales de San Pablito, a unos 20 minutos de la cabecera municipal.

No hay que perder la oportunidad de conocer a un chamán o curandero. En la plaza, varios establecimientos ofrecen sobadas y limpias para equilibrar el espíritu o aliviar algún malestar a base de plantas e infusiones naturales. Incluso, algunos hoteles (como Hotel San Carlos) tienen baños de temazcal entre sus amenidades.

A Pahuatlán se viaja cuando se quiere tener contacto con la naturaleza. Por eso, recomendamos contratar un tour en bicicleta de montaña para visitar un beneficio de café, cruzar el puente colgante Miguel Hidalgo y Costilla, observar la cascada la Trinidad, internarse en los senderos del Cerro del Cirio hasta llegar al mirador de Ahíla y, por qué no, atreverse a descender a rappel alguna de sus caras.

Ver menos

Atractivos turísticos de Pahuatlán
Mapa de Pahuatlán
¡Reserva tu viaje al mejor precio!
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Escribe una palabra clave