Aguas termales de Atotonilco

Puerto Escondido

Un spa natural en el corazón de la selva.

Montar a caballo es la manera de explorar la selva oaxaqueña y encontrarse con las aguas termales de Atotonilco, en la comunidad de San José Manialtepec, ubicada a escasos 20 minutos de Puerto Escondido.

Porque no todo es playa, en este lugar te puedes bañar en las aguas curativas que brotan de un manantial. Antes, hay que cabalgar por la selva y atravesar los brazos del río, que cruza por toda la comunidad, así como sus campos sembrados de árboles frutales. En el trayecto admiras aves, que con su canto amenizan la expedición.

La recompensa final es un baño en las diferentes pozas de aguas termales, que la cooperativa turística de la región logró identificar. Cada una tiene una profundidad y temperatura diferente, con la guía de los expertos, conocerás cuál es la ideal para cada dolencia de tu cuerpo. Para descansar después del baño, hay enramadas con hamacas.

El tour finaliza con una visita al jardín botánico, el cual fue creado por mujeres de la comunidad, con el objetivo de recuperar el uso de la medicina tradicional, tal y como lo hicieron sus ancestros. Por eso, eres apapachado con una taza de té de hierbas recién cortadas, lo que complementa el proceso curativo de las aguas termales de Atotonilco.

Un spa natural en el corazón de la selva.

Ver más información



Montar a caballo es la manera de explorar la selva oaxaqueña y encontrarse con las aguas termales de Atotonilco, en la comunidad de San José Manialtepec, ubicada a escasos 20 minutos de Puerto Escondido.

Porque no todo es playa, en este lugar te puedes bañar en las aguas curativas que brotan de un manantial. Antes, hay que cabalgar por la selva y atravesar los brazos del río, que cruza por toda la comunidad, así como sus campos sembrados de árboles frutales. En el trayecto admiras aves, que con su canto amenizan la expedición.

La recompensa final es un baño en las diferentes pozas de aguas termales, que la cooperativa turística de la región logró identificar. Cada una tiene una profundidad y temperatura diferente, con la guía de los expertos, conocerás cuál es la ideal para cada dolencia de tu cuerpo. Para descansar después del baño, hay enramadas con hamacas.

El tour finaliza con una visita al jardín botánico, el cual fue creado por mujeres de la comunidad, con el objetivo de recuperar el uso de la medicina tradicional, tal y como lo hicieron sus ancestros. Por eso, eres apapachado con una taza de té de hierbas recién cortadas, lo que complementa el proceso curativo de las aguas termales de Atotonilco.

Ver menos

Atractivos turísticos cercanos
Los expertos dicen
cenefas
Reserva tu viaje al mejor precio
Rango de precio
Calificación
Calificación
Calificación
Rango de precio
Calificación