Monte Albán

Oaxaca

Monte Albán fue la antigua capital de los zapotecos, construida sobre el centro del valle de Oaxaca. Tuvo un gran vínculo con Teotihuacán y se puede apreciar en el estilo de sus edificaciones, cerámica y pintura mural.

La zona arqueológica está dividida en 10 áreas, por lo que te sugerimos tener tiempo suficiente para explorar todos los vestigios. Puedes comenzar por la Gran Plaza, un cuadrado de 200 metros de largo y ancho. Desde aquí, se puede apreciar que Monte Albán fue una de las principales ciudades de Mesoamérica y su tamaño era tan grande como la misma ciudad de Oaxaca.

El Edificio H es el más grande, conformado por dos cuerpos, una escalinata, dos tumbas y un templo. Aquí se halló la famosa máscara del Dios Murciélago, elaborada en jade y expuesta en el Museo de Antropología de Ciudad de México.

Sigue hacia el juego de pelota, con su escultura que representa un chapulín. Si te gustan los relieves, en la edificación de Los Danzantes verás lápidas esculpidas con figuras humanas de rasgos físicos similares a los de la cultura olmeca.

Antes de marcharte, aprecia la Tumba 7, lugar donde se encontró una de las ofrendas más ricas de la arqueología mexicana: pectorales y brazaletes de oro, un cráneo forrado en turquesas, orejeras, anillos y uñas postizas de jade y copas de cristal de roca primorosamente pulidas, fueron parte del hallazgo que aquí se suscitó. Esta ofrenda podrás verla en el Museo de las Culturas de Oaxaca, dentro del centro cultural Santo Domingo.
Monte Albán fue la antigua capital de los zapotecos, construida sobre el centro del valle de Oaxaca. Tuvo un gran vínculo con Teotihuacán y se puede apreciar en el estilo de sus edificaciones, cerámica y pintura mural.

Ver más información



La zona arqueológica está dividida en 10 áreas, por lo que te sugerimos tener tiempo suficiente para explorar todos los vestigios. Puedes comenzar por la Gran Plaza, un cuadrado de 200 metros de largo y ancho. Desde aquí, se puede apreciar que Monte Albán fue una de las principales ciudades de Mesoamérica y su tamaño era tan grande como la misma ciudad de Oaxaca.

El Edificio H es el más grande, conformado por dos cuerpos, una escalinata, dos tumbas y un templo. Aquí se halló la famosa máscara del Dios Murciélago, elaborada en jade y expuesta en el Museo de Antropología de Ciudad de México.

Sigue hacia el juego de pelota, con su escultura que representa un chapulín. Si te gustan los relieves, en la edificación de Los Danzantes verás lápidas esculpidas con figuras humanas de rasgos físicos similares a los de la cultura olmeca.

Antes de marcharte, aprecia la Tumba 7, lugar donde se encontró una de las ofrendas más ricas de la arqueología mexicana: pectorales y brazaletes de oro, un cráneo forrado en turquesas, orejeras, anillos y uñas postizas de jade y copas de cristal de roca primorosamente pulidas, fueron parte del hallazgo que aquí se suscitó. Esta ofrenda podrás verla en el Museo de las Culturas de Oaxaca, dentro del centro cultural Santo Domingo.

Ver menos

Atractivos turísticos cercanos
Los expertos dicen
Reserva tu viaje al mejor precio
Rango de precio
Calificación
Calificación
Calificación
Rango de precio
Calificación
Escribe una palabra clave