Regresar

Cerro del Mono

Sayulita

Para apreciar la majestuosidad del Pacífico y sus atardeceres hay que subir la cima del Cerro del Mono, la montaña que mira al Pueblo Mágico de Sayulita y Punta Mita.

Higuera Blanca es el poblado más cercano y puerta de entrada al cerro. Después de atravesar su plazoleta, te internas poco a poco en la jungla. Hazlo despacio porque la caminata cuesta arriba es compleja. Puedes tardar hasta una hora en llegar a la cima, la cual es un mirador de 360º hacia el norte de Bahía de Banderas y la península que agrupa las playas de Sayulita, Punta Mita, Litibú e Islas Marietas.

Mientras más te acercas a la cumbre, más obstáculos debes librar, como rocas y troncos. Por eso, muchos de los paseos se hacen en compañía de un guía, pues conocen los atajos más seguros. Además, ellos se encargan de explicarte la flora y fauna del sitio.

Algunos espacios son ideales para detenerse y ver cómo la naturaleza crece sin control sobre la cara del cerro, dando la sensación de estar admirando jardines verticales. Otros son perfectos para descansar y fotografiar diferentes ángulos del océano.

Una vez que escalas los 350 metros de altura del Cerro del Mono, llegas a la cima, donde hay que esperar el atardecer y ver cómo el cielo se pinta con tonalidades naranjas y morados. Así que considera este paseo después de las cuatro de la tarde.

Para apreciar la majestuosidad del Pacífico y sus atardeceres hay que subir la cima del Cerro del Mono, la montaña que mira al Pueblo Mágico de Sayulita y Punta Mita.

Ver más información


Higuera Blanca es el poblado más cercano y puerta de entrada al cerro. Después de atravesar su plazoleta, te internas poco a poco en la jungla. Hazlo despacio porque la caminata cuesta arriba es compleja. Puedes tardar hasta una hora en llegar a la cima, la cual es un mirador de 360º hacia el norte de Bahía de Banderas y la península que agrupa las playas de Sayulita, Punta Mita, Litibú e Islas Marietas.

Mientras más te acercas a la cumbre, más obstáculos debes librar, como rocas y troncos. Por eso, muchos de los paseos se hacen en compañía de un guía, pues conocen los atajos más seguros. Además, ellos se encargan de explicarte la flora y fauna del sitio.

Algunos espacios son ideales para detenerse y ver cómo la naturaleza crece sin control sobre la cara del cerro, dando la sensación de estar admirando jardines verticales. Otros son perfectos para descansar y fotografiar diferentes ángulos del océano.

Una vez que escalas los 350 metros de altura del Cerro del Mono, llegas a la cima, donde hay que esperar el atardecer y ver cómo el cielo se pinta con tonalidades naranjas y morados. Así que considera este paseo después de las cuatro de la tarde.

Ver menos

Atractivos turísticos cercanos
Reserva tu viaje al mejor precio
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Escribe una palabra clave