Regresar

Playas

San Blas

A cinco minutos de la plaza de San Blas, se llega caminando a playa El Borrego. Tiene una extensión de tres kilómetros y está flanqueada por las puntas del estero El Pozo y San Cristóbal. Su oleaje es suave, pero, a momentos, se pueden dominar algunas olas sobre una tabla de surf.

Caminar o pasear en caballo para recorrer la playa de punta a punta son ideales. No faltan las enramadas de gastronomía local como el pescado zarandeado y tatemado. También es el sitio favorito de los locales para ver el atardecer.

Siete kilómetros al sur de San Blas está Bahía de Matanchen, que se abre al mar como una protección natural para embarcaciones.

Antiguamente fue refugio de piratas y bucaneros. ¿Qué hacer? Solo disfrutar de la tranquilidad de sus playas vírgenes: Santa Cruz, Miramar, Los Cocos, Aticama, Matanchen y Las Islitas. En esta última se tiene el registro de la ola más larga del mundo, por lo que se convierte en la favorita de los surfeadores. Las palmeras son el mejor lugar para tumbarse sobre una hamaca y sentir la brisa del mar.

Siguiendo hacia el sur, se llega a Punta Custodio. Es un paraíso conformado por la playa Tortugas, la vista no da crédito cuando, después de recorrer un breve sendero, la vegetación se abre y se muestra de golpe entre altos peñascos, cientos de palmeras perfectamente alineadas, la desembocadura de un estero y la inmensidad del mar. Se puede andar en kayak y, en verano, avistar el arribazón de tortugas marinas que llegan a desovar.

Al otro lado de Punta Custodio, se abre la playa Platanitos. Es una típica villa de pescadores que ofrece ostiones recién salidos del mar para comer sobre la arena. Sus aguas permiten cazar olas en tablas de boogie.
A cinco minutos de la plaza de San Blas, se llega caminando a playa El Borrego. Tiene una extensión de tres kilómetros y está flanqueada por las puntas del estero El Pozo y San Cristóbal. Su oleaje es suave, pero, a momentos, se pueden dominar algunas olas sobre una tabla de surf.

Ver más información


Caminar o pasear en caballo para recorrer la playa de punta a punta son ideales. No faltan las enramadas de gastronomía local como el pescado zarandeado y tatemado. También es el sitio favorito de los locales para ver el atardecer.

Siete kilómetros al sur de San Blas está Bahía de Matanchen, que se abre al mar como una protección natural para embarcaciones.

Antiguamente fue refugio de piratas y bucaneros. ¿Qué hacer? Solo disfrutar de la tranquilidad de sus playas vírgenes: Santa Cruz, Miramar, Los Cocos, Aticama, Matanchen y Las Islitas. En esta última se tiene el registro de la ola más larga del mundo, por lo que se convierte en la favorita de los surfeadores. Las palmeras son el mejor lugar para tumbarse sobre una hamaca y sentir la brisa del mar.

Siguiendo hacia el sur, se llega a Punta Custodio. Es un paraíso conformado por la playa Tortugas, la vista no da crédito cuando, después de recorrer un breve sendero, la vegetación se abre y se muestra de golpe entre altos peñascos, cientos de palmeras perfectamente alineadas, la desembocadura de un estero y la inmensidad del mar. Se puede andar en kayak y, en verano, avistar el arribazón de tortugas marinas que llegan a desovar.

Ver menos

Atractivos turísticos cercanos
Reserva tu viaje al mejor precio
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Escribe una palabra clave