Regresar

Convento Franciscano

Tzintzuntzan

Este conjunto religioso está conformado por un jardín, un templo consagrado a San Francisco, el Exconvento dedicado a Santa Ana, la iglesia de Nuestra Señora de la Soledad, el antiguo Hospital de Indios y una capilla.

Los estilos arquitectónicos se mezclan entre ellos, destacando el barroco, neoclásico y plateresco en sus construcciones, que iniciaron hace 500 años y concluyeron hace apenas 40 años.

¿Te imaginas encontrarte frente a árboles que fueron sembrados hace cientos de años? Ese es otro lujo que sólo puedes darte en el Convento Franciscano de Tzintzuntzan, pues los olivos que fueron plantados por Vasco de Quiroga hace más de 400 años, aún siguen de pie.

El recinto que comenzó como una ermita terminó convertido en templo. El templo de San Francisco, concentra los estilos plateresco y neoclásico, su obra más destacada es un óleo de Cristo antes de la crucifixión, conocido como “El Señor del Rescate”.

El Exconvento de Santa Ana es uno de sus principales atractivos, es la capilla abierta de San Camilo, donde cuentan los cronistas, el “Tata Vasco” dio su primera misa como obispo de Michoacán.

Es posible visitar los espacios del convento. Algunos han sido ambientados con mobiliario de la época. Al ingresar en sus celdas, la cocina y el refectorio donde los monjes se sentaban a comer, te transportará a través de los siglos gracias a su decoración.

En el interior de la Iglesia de Nuestra Señora de la Soledad, se conserva la imagen de un Cristo que fue realizado en pasta de caña de maíz hace casi 500 años. Este, como muchos otros que aún se conservan entre particulares, forma parte de las tradiciones del pueblo.

De la Capilla del Hospital desaparecida desde hace cuatro siglos, se conserva todavía la capilla de San Lorenzo, donde el arte indígena se deja ver claramente.
Este conjunto religioso está conformado por un jardín, un templo consagrado a San Francisco, el Exconvento dedicado a Santa Ana, la iglesia de Nuestra Señora de la Soledad, el antiguo Hospital de Indios y una capilla.

Ver más información


Los estilos arquitectónicos se mezclan entre ellos, destacando el barroco, neoclásico y plateresco en sus construcciones, que iniciaron hace 500 años y concluyeron hace apenas 40 años.

¿Te imaginas encontrarte frente a árboles que fueron sembrados hace cientos de años? Ese es otro lujo que sólo puedes darte en el Convento Franciscano de Tzintzuntzan, pues los olivos que fueron plantados por Vasco de Quiroga hace más de 400 años, aún siguen de pie.

El recinto que comenzó como una ermita terminó convertido en templo. El templo de San Francisco, concentra los estilos plateresco y neoclásico, su obra más destacada es un óleo de Cristo antes de la crucifixión, conocido como “El Señor del Rescate”.

El Exconvento de Santa Ana es uno de sus principales atractivos, es la capilla abierta de San Camilo, donde cuentan los cronistas, el “Tata Vasco” dio su primera misa como obispo de Michoacán.

Es posible visitar los espacios del convento. Algunos han sido ambientados con mobiliario de la época. Al ingresar en sus celdas, la cocina y el refectorio donde los monjes se sentaban a comer, te transportará a través de los siglos gracias a su decoración.

En el interior de la Iglesia de Nuestra Señora de la Soledad, se conserva la imagen de un Cristo que fue realizado en pasta de caña de maíz hace casi 500 años. Este, como muchos otros que aún se conservan entre particulares, forma parte de las tradiciones del pueblo.

Ver menos

Atractivos turísticos cercanos
Reserva tu viaje al mejor precio
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Escribe una palabra clave