Regresar

Plaza Benito Juárez y Catedral de San Jerónimo

Tacámbaro

La mejor manera de empezar a conocer el Pueblo Mágico de Tacámbaro es en la Plaza Benito Juárez, (ubicada en la calle Artículo 123) que resguarda varias joyas arquitectónicas, destacando la Catedral de San Jerónimo por ser uno de los mejor conservados en el territorio con su peculiar cúpula de cobre que la corona. Este recinto religioso data del siglo XVI, cuando los frailes agustinos construyeron su convento y después se transformaría en el primer templo religioso del pueblo. Adentrándote en la catedral, hallarás un retablo de bronce que representa el trono de Dios.

Al salir de San Jerónimo, dirígete al Templo del Hospital construido bajo las órdenes de Don Vasco de Quiroga cuya labor humanista buscaba acercar los hospitales a las poblaciones. La edificación del siglo XVI todavía conserva en su fachada la influencia agustina, típica de las construcciones religiosas de la época.

Si todavía tienes energía para alargar la caminata, compra alguno de los vasitos con zarzamoras cosechadas en esta tierra y que venden sus productores. Avanza tres cuadras adelante de esta plaza. Llegarás a la vía Abasolo donde se esconde uno de los rincones más emblemáticos del pueblo, la Calle de los Escalones. Ésta representa un pequeño reto para sus visitantes al invitarlos a subir 49 escalones, aunque la recompensa valdrá la pena: una increíble vista del valle, resaltando las casas de adobe con sus tejados rojizos coronados por el Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe.

En las cercanías se encuentra la Plazuela del Santo Niño, otro de los puntos de reunión favoritos por la belleza de sus jardines y su fuente. Si deseas adquirir una artesanía, conservas o dulces locales, dirígete a la Casa del Artesano ubicada en esta plaza.

La mejor manera de empezar a conocer el Pueblo Mágico de Tacámbaro es en la Plaza Benito Juárez, (ubicada en la calle Artículo 123) que resguarda varias joyas arquitectónicas, destacando la Catedral de San Jerónimo por ser uno de los mejor conservados en el territorio con su peculiar cúpula de cobre que la corona. Este recinto religioso data del siglo XVI, cuando los frailes agustinos construyeron su convento y después se transformaría en el primer templo religioso del pueblo. Adentrándote en la catedral, hallarás un retablo de bronce que representa el trono de Dios.

Ver más información


Al salir de San Jerónimo, dirígete al Templo del Hospital construido bajo las órdenes de Don Vasco de Quiroga cuya labor humanista buscaba acercar los hospitales a las poblaciones. La edificación del siglo XVI todavía conserva en su fachada la influencia agustina, típica de las construcciones religiosas de la época.

Si todavía tienes energía para alargar la caminata, compra alguno de los vasitos con zarzamoras cosechadas en esta tierra y que venden sus productores. Avanza tres cuadras adelante de esta plaza. Llegarás a la vía Abasolo donde se esconde uno de los rincones más emblemáticos del pueblo, la Calle de los Escalones. Ésta representa un pequeño reto para sus visitantes al invitarlos a subir 49 escalones, aunque la recompensa valdrá la pena: una increíble vista del valle, resaltando las casas de adobe con sus tejados rojizos coronados por el Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe.

En las cercanías se encuentra la Plazuela del Santo Niño, otro de los puntos de reunión favoritos por la belleza de sus jardines y su fuente. Si deseas adquirir una artesanía, conservas o dulces locales, dirígete a la Casa del Artesano ubicada en esta plaza.

Ver menos

Atractivos turísticos cercanos
Reserva tu viaje al mejor precio
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Escribe una palabra clave