Regresar

Casa Museo Feliciano Béjar

Jiquilpan

Otro hijo prodigio de Jiquilpan, fue Feliciano Béjar, uno de los grandes maestros de la pintura, escultura y grabado de México, además del primer ecologista que tuvo nuestro país.

Tras su fallecimiento, en 2007, se decidió convertir la casa del artista en museo. Así, el público puede tener un acercamiento íntimo con sus famosos magiscopios, esculturas de vidrio y plomo que funcionan con la interacción de la luz.

La visita guiada explica cómo Feliciano Béjar concebía sus obras con materiales reciclados, teniendo así una amplia colección de estampados, cuadros y esculturas hechas con sobrantes de motores o partes de hierro. La Casa Museo Feliciano Béjar también ofrece talleres artísticos y espacios para exposiciones itinerantes.

Feliciano Béjar nació en 1920, durante su niñez fue acólito y ayudaba a su familia en tareas de mercería y limpiando una carpintería. En este negocio, su pago era recibir desechos de madera con los que construía juguetes. Desde entonces se formó como artista autodidacta, logrando tener su primera exposición individual en Nueva York, en 1948.

Un año después, fue becado por la Unesco para continuar su formación artística en París. Al finalizar, decidió recorrer Europa en bicicleta. Regresó a México en 1950, cargado de pinturas y acuarelas que presentaría en su primera exposición individual, dentro del país que lo vio nacer.

En Jiquilpan, cuentan que, durante su adolescencia, Feliciano Béjar fue uno de los testigos que presenció el trabajo del muralista mexicano José Clemente Orozco, quien se encontraba en el pueblo realizando el mural de la Biblioteca Pública Gabino Ortíz Villaseñor.

¿Dónde queda? Calle Profesor Fajardo Sur, dentro del centro de Jiquilpan.

Otro hijo prodigio de Jiquilpan, fue Feliciano Béjar, uno de los grandes maestros de la pintura, escultura y grabado de México, además del primer ecologista que tuvo nuestro país.

Ver más información


Tras su fallecimiento, en 2007, se decidió convertir la casa del artista en museo. Así, el público puede tener un acercamiento íntimo con sus famosos magiscopios, esculturas de vidrio y plomo que funcionan con la interacción de la luz.

La visita guiada explica cómo Feliciano Béjar concebía sus obras con materiales reciclados, teniendo así una amplia colección de estampados, cuadros y esculturas hechas con sobrantes de motores o partes de hierro. La Casa Museo Feliciano Béjar también ofrece talleres artísticos y espacios para exposiciones itinerantes.

Feliciano Béjar nació en 1920, durante su niñez fue acólito y ayudaba a su familia en tareas de mercería y limpiando una carpintería. En este negocio, su pago era recibir desechos de madera con los que construía juguetes. Desde entonces se formó como artista autodidacta, logrando tener su primera exposición individual en Nueva York, en 1948.

Un año después, fue becado por la Unesco para continuar su formación artística en París. Al finalizar, decidió recorrer Europa en bicicleta. Regresó a México en 1950, cargado de pinturas y acuarelas que presentaría en su primera exposición individual, dentro del país que lo vio nacer.

En Jiquilpan, cuentan que, durante su adolescencia, Feliciano Béjar fue uno de los testigos que presenció el trabajo del muralista mexicano José Clemente Orozco, quien se encontraba en el pueblo realizando el mural de la Biblioteca Pública Gabino Ortíz Villaseñor.

¿Dónde queda? Calle Profesor Fajardo Sur, dentro del centro de Jiquilpan.

Ver menos

Atractivos turísticos cercanos
Reserva tu viaje al mejor precio
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Escribe una palabra clave