Iglesia del Hospitalito

Cuitzeo del Porvenir

Llamada también “Casa de Indios”, fue una de las aportaciones franciscanas a Cuitzeo. Según cuenta la historia, la orden de religiosos acostumbraba instalar un hospital previo a edificar sus construcciones religiosas.

En el lugar convergen distintas épocas, pues si bien la construcción del Templo del Hospital Franciscano que verás ahora se realizó durante el siglo XVIII, su fachada pertenece al siglo XVI y es de estilo renacentista, sin embargo, hay altares del siglo XIX.

El atrio es sencillo y es prácticamente un camino de adoquín con dos jardines a los lados, sin ornamentación, solo pasto y algunos árboles. Su fachada continúa por el mismo discurso de sencillez y simetría con las piedras al natural y una sola torre del lado derecho.

En conjunto, la naturalidad de la construcción se refleja orgánica, armoniosa y hasta relajante, logrando que por fuera y por dentro del lugar, la tranquilidad sea absoluta.

El interior atesora una antigua virgen de la Inmaculada Concepción hecha en pasta de caña de maíz, una técnica en la que los pueblos purépechas son extraordinarios creadores y es muy representativa de la región.
Llamada también “Casa de Indios”, fue una de las aportaciones franciscanas a Cuitzeo. Según cuenta la historia, la orden de religiosos acostumbraba instalar un hospital previo a edificar sus construcciones religiosas.

Ver más información



En el lugar convergen distintas épocas, pues si bien la construcción del Templo del Hospital Franciscano que verás ahora se realizó durante el siglo XVIII, su fachada pertenece al siglo XVI y es de estilo renacentista, sin embargo, hay altares del siglo XIX.

El atrio es sencillo y es prácticamente un camino de adoquín con dos jardines a los lados, sin ornamentación, solo pasto y algunos árboles. Su fachada continúa por el mismo discurso de sencillez y simetría con las piedras al natural y una sola torre del lado derecho.

En conjunto, la naturalidad de la construcción se refleja orgánica, armoniosa y hasta relajante, logrando que por fuera y por dentro del lugar, la tranquilidad sea absoluta.

El interior atesora una antigua virgen de la Inmaculada Concepción hecha en pasta de caña de maíz, una técnica en la que los pueblos purépechas son extraordinarios creadores y es muy representativa de la región.

Ver menos

Atractivos turísticos cercanos
Los expertos dicen
Reserva tu viaje al mejor precio
Rango de precio
Calificación
Calificación
Calificación
Rango de precio
Calificación
Escribe una palabra clave