Parroquia de San Simón Apóstol

Angangueo

Una arquitectura religiosa
 
Con un estilo que versa entre el neoclásico y neogótico, esta iglesia construida en el siglo XIX, fue la otra cara de la moneda en este discurso de la fe y sus recintos en el pueblo. Mientras el templo de enfrente, se limitaba a recibir a ciertos grupos sociales, éste por el contrario, acogió tanto a mineros, obreros y campesinos sin ninguna restricción, ganándose entre los habitantes el entrañable título de “la iglesia de los pobres”.
 
Lejos de ser un adjetivo despectivo, le valió a San Simón el afecto de propios y extraños, quienes hallaron cobijo en el templo que los recibió y continúa recibiendo desde sus escalinatas, donde en días de fiesta se llena de niños y padres que acuden a celebrar un bautizo o una primera comunión. En el altar los fieles acuden a rezar al santo patrono y solicitar favores a la imagen del Santo Entierro, la cual aseguran acompañó siempre a los mineros y les devolvió la fuerza luego de los dos desventurados eventos.
 
En el exterior, llama la atención el color celeste de su fachada, en su interior la presencia de blanco no es absoluta, pues se combina con el dorado de sus bóvedas y la cantera rosa en sus marcos y columnas. En el altar, reside también una Virgen de Guadalupe protegida por dos ángeles a los costados con sus gigantescas alas abiertas.
 
 
Una arquitectura religiosa

Ver más información


 
Con un estilo que versa entre el neoclásico y neogótico, esta iglesia construida en el siglo XIX, fue la otra cara de la moneda en este discurso de la fe y sus recintos en el pueblo. Mientras el templo de enfrente, se limitaba a recibir a ciertos grupos sociales, éste por el contrario, acogió tanto a mineros, obreros y campesinos sin ninguna restricción, ganándose entre los habitantes el entrañable título de “la iglesia de los pobres”.
 
Lejos de ser un adjetivo despectivo, le valió a San Simón el afecto de propios y extraños, quienes hallaron cobijo en el templo que los recibió y continúa recibiendo desde sus escalinatas, donde en días de fiesta se llena de niños y padres que acuden a celebrar un bautizo o una primera comunión. En el altar los fieles acuden a rezar al santo patrono y solicitar favores a la imagen del Santo Entierro, la cual aseguran acompañó siempre a los mineros y les devolvió la fuerza luego de los dos desventurados eventos.
 
En el exterior, llama la atención el color celeste de su fachada, en su interior la presencia de blanco no es absoluta, pues se combina con el dorado de sus bóvedas y la cantera rosa en sus marcos y columnas. En el altar, reside también una Virgen de Guadalupe protegida por dos ángeles a los costados con sus gigantescas alas abiertas.
 
 

Ver menos

Atractivos turísticos cercanos
Los expertos dicen
Reserva tu viaje al mejor precio
Rango de precio
Calificación
Calificación
Calificación
Rango de precio
Calificación
Escribe una palabra clave