Malecón y Zona Romántica

Puerto Vallarta

La vista a la inmensidad del Océano Pacífico y las esculturas que hacen las veces de signos de puntuación del recorrido, vuelven hipnótico el paseo por el Malecón de Puerto Vallarta, cuyo nombre oficial es Paseo Díaz Ordaz. El arte, la cultura, la gastronomía, la historia y la inmensidad de la Bahía de Banderas se dan cita a lo largo de los 1,300 metros de la arteria más importante de la ciudad, escoltada por su larga hilera de palmeras.

Una opción es empezar en el histórico Hotel Rosita, el más antiguo de la ciudad que recibe a los visitantes desde 1948 y que tuvo entre sus huéspedes más célebres a Liz Taylor y Richard Burton, mientras se rodaba la película La noche de la iguana.

La colección de esculturas de bronce de diferentes artistas, que encontrarás a tu paso, comenzó a instalarse en 1960 y cada tanto tiene nuevas e interesantes adiciones. Entre los artistas representados se encuentran Mathis Lidice, Ramiz Barquet, Jonás Gutiérrez, Aníbal Riebeling, Carlos Espino, Alejandro Colunga, Sergio Bustamante, entre otros. Una de las esculturas más famosas del malecón y de las más antiguas es “El niño sobre el caballito de mar”, ubicada cerca del viejo faro, una réplica de la obra original creada por Rafael Zamarripa (la original se la llevó el mar durante una tormenta y el mismo artista hizo la réplica de mayor tamaño).

Mientras se camina, no hay que perder de vista el piso, pues está adornado con hermosos motivos huicholes. Y, a la altura de la parroquia Nuestra Señora de Guadalupe, hay que dar un pequeño rodeo para ver el Anfiteatro Los Arcos.

Una vez que se termina el Malecón, ya con el interés artístico encendido, se puede cruzar el río Cuale y continuar hacia la Zona Romántica donde se encuentra este pequeño barrio de aires bohemios y gay friendly, lleno de cafés, restaurantes, tiendas y galerías de arte.

Las calles estrechas, los techos de tejas rojas y el parque Lázaro Cárdenas con sus postes cubiertos de azulejos de colores con bellos diseños, tienen magia. Y si te agarra el atardecer por ese rumbo, tienes suerte: ¡estarás en el lugar más divertido para trasnochar!

La vista a la inmensidad del Océano Pacífico y las esculturas que hacen las veces de signos de puntuación del recorrido, vuelven hipnótico el paseo por el Malecón de Puerto Vallarta, cuyo nombre oficial es Paseo Díaz Ordaz. El arte, la cultura, la gastronomía, la historia y la inmensidad de la Bahía de Banderas se dan cita a lo largo de los 1,300 metros de la arteria más importante de la ciudad, escoltada por su larga hilera de palmeras.

Ver más información



Una opción es empezar en el histórico Hotel Rosita, el más antiguo de la ciudad que recibe a los visitantes desde 1948 y que tuvo entre sus huéspedes más célebres a Liz Taylor y Richard Burton, mientras se rodaba la película La noche de la iguana.

La colección de esculturas de bronce de diferentes artistas, que encontrarás a tu paso, comenzó a instalarse en 1960 y cada tanto tiene nuevas e interesantes adiciones. Entre los artistas representados se encuentran Mathis Lidice, Ramiz Barquet, Jonás Gutiérrez, Aníbal Riebeling, Carlos Espino, Alejandro Colunga, Sergio Bustamante, entre otros. Una de las esculturas más famosas del malecón y de las más antiguas es “El niño sobre el caballito de mar”, ubicada cerca del viejo faro, una réplica de la obra original creada por Rafael Zamarripa (la original se la llevó el mar durante una tormenta y el mismo artista hizo la réplica de mayor tamaño).

Mientras se camina, no hay que perder de vista el piso, pues está adornado con hermosos motivos huicholes. Y, a la altura de la parroquia Nuestra Señora de Guadalupe, hay que dar un pequeño rodeo para ver el Anfiteatro Los Arcos.

Una vez que se termina el Malecón, ya con el interés artístico encendido, se puede cruzar el río Cuale y continuar hacia la Zona Romántica donde se encuentra este pequeño barrio de aires bohemios y gay friendly, lleno de cafés, restaurantes, tiendas y galerías de arte.

Las calles estrechas, los techos de tejas rojas y el parque Lázaro Cárdenas con sus postes cubiertos de azulejos de colores con bellos diseños, tienen magia. Y si te agarra el atardecer por ese rumbo, tienes suerte: ¡estarás en el lugar más divertido para trasnochar!

Ver menos

Atractivos turísticos cercanos
Los expertos dicen
Reserva tu viaje al mejor precio
Rango de precio
Calificación
Calificación
Calificación
Rango de precio
Calificación
Escribe una palabra clave