Plaza de los Mariachis

Guadalajara

Una visita obligada cuando llegamos a Guadalajara es la Plaza de los Mariachis, el punto de reunión de estos populares músicos tapatíos y el sitio del folklor mexicano, ubicado en el antiguo barrio de San Juan de Dios, en el Centro Histórico de la capital de Jalisco.

Vestidos con su traje típico de charro, podemos ver en cada rincón de la plaza, a un grupo de músicos interpretando música mexicana. Rodeados de antiguas casonas con bares y restaurantes que ofrecen una variedad de antojitos, tequila y música en vivo.

Se dice que a lo largo de la historia, se presentaron a cantar en la plaza artistas como José Alfredo Jiménez, Vicente Fernández y el Mariachi de Tecalitlán, entre otros.

La plaza cuenta con más de 100 años de tradición, ofrece una gran variedad de espectáculos, servicios gastronómicos, culturales y turísticos.

A un costado de la plaza se encuentra el Templo de San Juan de Dios, construido en 1726, que se distingue por tener una de las fachadas más sencillas y austeras de todas las iglesias en el Centro Histórico.

Sobresale su nicho triple que conserva tres esculturas de cantera: la Señora de Dolores, de San antonio y San José. Su atrio principal fue construido en mármol blanco con retablos estilo neoclásico.
Una visita obligada cuando llegamos a Guadalajara es la Plaza de los Mariachis, el punto de reunión de estos populares músicos tapatíos y el sitio del folklor mexicano, ubicado en el antiguo barrio de San Juan de Dios, en el Centro Histórico de la capital de Jalisco.

Ver más información



Vestidos con su traje típico de charro, podemos ver en cada rincón de la plaza, a un grupo de músicos interpretando música mexicana. Rodeados de antiguas casonas con bares y restaurantes que ofrecen una variedad de antojitos, tequila y música en vivo.

Se dice que a lo largo de la historia, se presentaron a cantar en la plaza artistas como José Alfredo Jiménez, Vicente Fernández y el Mariachi de Tecalitlán, entre otros.

La plaza cuenta con más de 100 años de tradición, ofrece una gran variedad de espectáculos, servicios gastronómicos, culturales y turísticos.

A un costado de la plaza se encuentra el Templo de San Juan de Dios, construido en 1726, que se distingue por tener una de las fachadas más sencillas y austeras de todas las iglesias en el Centro Histórico.

Sobresale su nicho triple que conserva tres esculturas de cantera: la Señora de Dolores, de San antonio y San José. Su atrio principal fue construido en mármol blanco con retablos estilo neoclásico.

Ver menos

Atractivos turísticos cercanos
Los expertos dicen
Reserva tu viaje al mejor precio
Rango de precio
Calificación
Calificación
Calificación
Rango de precio
Calificación
Escribe una palabra clave