Panteón Municipal de Encarnación de Díaz

Encarnacion de Díaz

Una de las visitas obligadas estando en Encarnación es este antiguo camposanto (el segundo más antiguo e importante de Jalisco, solo por detrás del Panteón de Belén en Guadalajara), cuya herencia histórica data desde el inicio de su construcción en 1826. Es tan importante que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Su apertura se debió a que la Iglesia Parroquial de la Encarnación y su atrio estaban a su límite de capacidad. Además, el viejo Panteón de “La Chona” fue un escenario importante durante la guerra cristera, ya que fungió como cuartel de los agraristas.

Una de las particularidades de este este bello recinto, también conocido como el Panteón del Señor de la Misericordia, es que guarda el tradicional esquema de un gran patio con corredores y espacio para los nichos. Rodeada por estas viejas lápidas, al centro, está el Templo del Señor de la Misericordia, una capilla de cantera blanca que le da un toque algo fantasmagórico al sitio. Para llegar a ella es necesario atravesar un pórtico de tres accesos con arcos decorados con elementos inspirados en la naturaleza.

Otro tesoro oculto es que, en una de sus paredes de adobe, el templo resguarda un mural elaborado en 1833 por Pedro Contreras inspirado en Cristo crucificado titulado “El Señor de la Misericordia”, cuyo rostro se acentúa por los rasgos bizantinos que presenta.

Una de las visitas obligadas estando en Encarnación es este antiguo camposanto (el segundo más antiguo e importante de Jalisco, solo por detrás del Panteón de Belén en Guadalajara), cuya herencia histórica data desde el inicio de su construcción en 1826. Es tan importante que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Ver más información



Su apertura se debió a que la Iglesia Parroquial de la Encarnación y su atrio estaban a su límite de capacidad. Además, el viejo Panteón de “La Chona” fue un escenario importante durante la guerra cristera, ya que fungió como cuartel de los agraristas.

Una de las particularidades de este este bello recinto, también conocido como el Panteón del Señor de la Misericordia, es que guarda el tradicional esquema de un gran patio con corredores y espacio para los nichos. Rodeada por estas viejas lápidas, al centro, está el Templo del Señor de la Misericordia, una capilla de cantera blanca que le da un toque algo fantasmagórico al sitio. Para llegar a ella es necesario atravesar un pórtico de tres accesos con arcos decorados con elementos inspirados en la naturaleza.

Otro tesoro oculto es que, en una de sus paredes de adobe, el templo resguarda un mural elaborado en 1833 por Pedro Contreras inspirado en Cristo crucificado titulado “El Señor de la Misericordia”, cuyo rostro se acentúa por los rasgos bizantinos que presenta.

Ver menos

Atractivos turísticos cercanos
Los expertos dicen
Reserva tu viaje al mejor precio
Rango de precio
Calificación
Calificación
Calificación
Rango de precio
Calificación
Escribe una palabra clave