Regresar

Huasca de Ocampo

Hidalgo

Un pasado minero, bosques de oyamel encantados y prismas basálticos son la esencia de Huasca de Ocampo, uno de los tres Pueblos Mágicos de Hidalgo que se esconden en el frondoso corredor de la montaña, ubicado a pocos kilómetros de la ciudad Pachuca.

Al igual que sus vecinos Real del Monte y Mineral del Chico, Huasca se antoja para un fin de semana en pleno contacto con la naturaleza, empezando por los famosos prismas basálticos. Estas caprichosas formaciones se pueden apreciar desde una tirolesa o a pie y ver cómo son bañados por pequeñas cascadas.

De aquí nos vamos al centro de Huasca, diminuto pero encantador. Caminar por sus callecitas empedradas es quedar hechizados por el aroma de la barbacoa y los pastes recién horneados y los colores de sus artesanías en cerámica, manta y madera tallada a mano.

Si vamos un poco más allá, llegamos al Bosque de las Truchas. Su nombre ya da una idea del por qué es uno de los lugares para visitar en Huasca de Ocampo; tiene un criadero inmenso de trucha arco iris, que se prepara de mil maneras. Mientras se espera que el platillo típico esté listo, hay lanchas para navegar un lago turquesa; renta de cuatrimotos para perderse en el bosque; un balneario para esos días de calor; y, cabañas rústicas por si cae la noche.

Muy cerca está el Museo de los Duendes, dentro del hotel Barranca Honda. ¿Qué hacer cuando se visite?: estar atentos a que estos seres traviesos, los cuales se dice habitan en el bosque, no jueguen con el pelo y lo trencen como las crines de los caballos. Varios ejemplos asociados a este fenómeno sobrenatural se exhiben en el museo, diseñado dentro de una cabaña rústica decorada con cientos de figurillas de duendes. Por la noche, el hotel ofrece una caminata hacia un árbol habitado por los “espíritus” de la naturaleza, para pedirles un deseo.

Para descubrir el pasado minero de Huasca de Ocampo, se puede dormir, comer o simplemente dar un recorrido guiado por las exhaciendas San Miguel Regla y Santa María Regla. También hay paseos en lancha por la presa San Antonio Regla, a 15 metros de profundidad se verá el casco de la hacienda de San Antonio. Sin embargo, parte de una chimenea y torre sobresalen del agua, dándole un aspecto fantasmagórico al recorrido.

Hay que considerar una visita a Peña del Aire, una formación rocosa que simula el rostro de un guerrero prehispánico. Ver el amanecer es una de las actividades favoritas, al igual que deslizarse en tirolesa o practicar cañonismo (con saltos en cascadas) por la Barranca de Aguacatitla.

La mejor temporada para visitar el Pueblo Mágico de Huasca de Ocampo, Hidalgo, es entre los meses de febrero y mayo, cuando las lluvias son casi nulas y el clima es templado.

Un pasado minero, bosques de oyamel encantados y prismas basálticos son la esencia de Huasca de Ocampo, uno de los tres Pueblos Mágicos de Hidalgo que se esconden en el frondoso corredor de la montaña, ubicado a pocos kilómetros de la ciudad Pachuca.

Ver más información


Al igual que sus vecinos Real del Monte y Mineral del Chico, Huasca se antoja para un fin de semana en pleno contacto con la naturaleza, empezando por los famosos prismas basálticos. Estas caprichosas formaciones se pueden apreciar desde una tirolesa o a pie y ver cómo son bañados por pequeñas cascadas.

De aquí nos vamos al centro de Huasca, diminuto pero encantador. Caminar por sus callecitas empedradas es quedar hechizados por el aroma de la barbacoa y los pastes recién horneados y los colores de sus artesanías en cerámica, manta y madera tallada a mano.

Si vamos un poco más allá, llegamos al Bosque de las Truchas. Su nombre ya da una idea del por qué es uno de los lugares para visitar en Huasca de Ocampo; tiene un criadero inmenso de trucha arco iris, que se prepara de mil maneras. Mientras se espera que el platillo típico esté listo, hay lanchas para navegar un lago turquesa; renta de cuatrimotos para perderse en el bosque; un balneario para esos días de calor; y, cabañas rústicas por si cae la noche.

Muy cerca está el Museo de los Duendes, dentro del hotel Barranca Honda. ¿Qué hacer cuando se visite?: estar atentos a que estos seres traviesos, los cuales se dice habitan en el bosque, no jueguen con el pelo y lo trencen como las crines de los caballos. Varios ejemplos asociados a este fenómeno sobrenatural se exhiben en el museo, diseñado dentro de una cabaña rústica decorada con cientos de figurillas de duendes. Por la noche, el hotel ofrece una caminata hacia un árbol habitado por los “espíritus” de la naturaleza, para pedirles un deseo.

Para descubrir el pasado minero de Huasca de Ocampo, se puede dormir, comer o simplemente dar un recorrido guiado por las exhaciendas San Miguel Regla y Santa María Regla. También hay paseos en lancha por la presa San Antonio Regla, a 15 metros de profundidad se verá el casco de la hacienda de San Antonio. Sin embargo, parte de una chimenea y torre sobresalen del agua, dándole un aspecto fantasmagórico al recorrido.

Hay que considerar una visita a Peña del Aire, una formación rocosa que simula el rostro de un guerrero prehispánico. Ver el amanecer es una de las actividades favoritas, al igual que deslizarse en tirolesa o practicar cañonismo (con saltos en cascadas) por la Barranca de Aguacatitla.

La mejor temporada para visitar el Pueblo Mágico de Huasca de Ocampo, Hidalgo, es entre los meses de febrero y mayo, cuando las lluvias son casi nulas y el clima es templado.

Ver menos

Atractivos turísticos de Huasca de Ocampo
Mapa de Huasca de Ocampo
¡Reserva tu viaje al mejor precio!
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Escribe una palabra clave