Isla Roqueta

Acapulco

Pasa un día lleno de diversión 
Frente a las playas acapulqueñas de Caleta y Caletilla se ubica la Roqueta, una isla que solía convertirse en el escondite de los piratas que asediaban la Nao de China. Más tarde fue designada como Área Natural Protegida y funciona como zona de anidación de un sin fin de aves.

La forma más popular de llegar a Roqueta es a través de las tradicionales lanchas con fondo de cristal. El viaje inicia costeando por todo Caleta para admirar las casas de los famosos. Los lancheros también acostumbran a detener el trayecto para saltar agua y sacar erizos y pulpos bebés, que colocan sobre la mano de los pasajeros.

De pronto, la lancha se ancla en medio del mar para admirar, por el piso de vidrio, una réplica de la Virgen de los Mares sumergida a cinco metros. Si el agua no está turbia, se puede apreciar en su totalidad la imagen religiosa, de lo contrario, debes conformarte con ver solamente la corona. La virgen original fue sacada hace 44 años y reposa sobre una roca.

Antes de que la embarcación arribe a la isla, nuevamente los lancheros se lanzan al mar para atraer peces al piso de cristal y así, los admires dominando la técnica de respiración que los hace mantenerse por varios minutos bajo el agua.

Finalmente, cuando se llega a la Roqueta, no queda más que escoger un área de la playa y tumbarse a tomar el sol. Si lo deseas, la mayoría de las lanchas llevan consigo aletas y visor para esnorquelear.

Pasa un día lleno de diversión 

Ver más información


Frente a las playas acapulqueñas de Caleta y Caletilla se ubica la Roqueta, una isla que solía convertirse en el escondite de los piratas que asediaban la Nao de China. Más tarde fue designada como Área Natural Protegida y funciona como zona de anidación de un sin fin de aves.

La forma más popular de llegar a Roqueta es a través de las tradicionales lanchas con fondo de cristal. El viaje inicia costeando por todo Caleta para admirar las casas de los famosos. Los lancheros también acostumbran a detener el trayecto para saltar agua y sacar erizos y pulpos bebés, que colocan sobre la mano de los pasajeros.

De pronto, la lancha se ancla en medio del mar para admirar, por el piso de vidrio, una réplica de la Virgen de los Mares sumergida a cinco metros. Si el agua no está turbia, se puede apreciar en su totalidad la imagen religiosa, de lo contrario, debes conformarte con ver solamente la corona. La virgen original fue sacada hace 44 años y reposa sobre una roca.

Antes de que la embarcación arribe a la isla, nuevamente los lancheros se lanzan al mar para atraer peces al piso de cristal y así, los admires dominando la técnica de respiración que los hace mantenerse por varios minutos bajo el agua.

Finalmente, cuando se llega a la Roqueta, no queda más que escoger un área de la playa y tumbarse a tomar el sol. Si lo deseas, la mayoría de las lanchas llevan consigo aletas y visor para esnorquelear.

Ver menos

Atractivos turísticos cercanos
Los expertos dicen
Reserva tu viaje al mejor precio
Rango de precio
Calificación
Calificación
Calificación
Rango de precio
Calificación
Escribe una palabra clave