Capilla de Indios

San Miguel de Allende

A 40 minutos del centro de San Miguel de Allende, rumbo a Atotonilco, existen seis comunidades que guardan un gran secreto. La mejor manera de descubrirlo es montando un caballo para emprender la ruta Capillas de Indios, un camino de terracería que sigue el caudal del río Laja donde se construyeron templos otomíes, en los siglos XVIII y XIX.

San Isidro de Bandita, Oaxaca, Montecillo de Nieto 1 y 2, Cruz del Palmar, San Isidro Capadero y San Mateo son los poblados y también las capillas que los habitantes han sabido conservar: no solo su arquitectura, también las leyendas que sus puertas de madera encierran, como la del “Chán”. Dicen los habitantes que este ser se puede convertir en persona o animal para ayudar a los necesitados. Muy pocos han tenido la fortuna de verle.

A pesar de que la humedad ha trepado por sus muros, las capillas conservan pinturas murales, cada una asignada a un santo patrono. Está la dedicada a Jesús, representado con la rosa de los cuatro vientos y pelícanos; a la Virgen de Guadalupe con su altar de ángeles y querubines; o, la de San Isidro Labrador, el santo patrono de la agricultura.

Justo en el poblado de San Isidro Capadero, las mujeres han instalado una cocina regional para brindarle a los viajeros, un buffet de platillos con ingredientes cosechados por ellas mismas; trigo, chile, maíz, calabaza y frijol son parte del menú.

Los recorridos con transporte, guía, renta de caballo y alimentos se pueden consultar en: visitsanmiguel.travel
A 40 minutos del centro de San Miguel de Allende, rumbo a Atotonilco, existen seis comunidades que guardan un gran secreto. La mejor manera de descubrirlo es montando un caballo para emprender la ruta Capillas de Indios, un camino de terracería que sigue el caudal del río Laja donde se construyeron templos otomíes, en los siglos XVIII y XIX.

Ver más información



San Isidro de Bandita, Oaxaca, Montecillo de Nieto 1 y 2, Cruz del Palmar, San Isidro Capadero y San Mateo son los poblados y también las capillas que los habitantes han sabido conservar: no solo su arquitectura, también las leyendas que sus puertas de madera encierran, como la del “Chán”. Dicen los habitantes que este ser se puede convertir en persona o animal para ayudar a los necesitados. Muy pocos han tenido la fortuna de verle.

A pesar de que la humedad ha trepado por sus muros, las capillas conservan pinturas murales, cada una asignada a un santo patrono. Está la dedicada a Jesús, representado con la rosa de los cuatro vientos y pelícanos; a la Virgen de Guadalupe con su altar de ángeles y querubines; o, la de San Isidro Labrador, el santo patrono de la agricultura.

Justo en el poblado de San Isidro Capadero, las mujeres han instalado una cocina regional para brindarle a los viajeros, un buffet de platillos con ingredientes cosechados por ellas mismas; trigo, chile, maíz, calabaza y frijol son parte del menú.

Los recorridos con transporte, guía, renta de caballo y alimentos se pueden consultar en: visitsanmiguel.travel

Ver menos

Atractivos turísticos cercanos
Los expertos dicen
Reserva tu viaje al mejor precio
Rango de precio
Calificación
Calificación
Calificación
Rango de precio
Calificación
Escribe una palabra clave