Centro Histórico

León

El Centro Histórico de León conserva muchos de los monumentos y construcciones que ayudan a entender cómo fue el Bajío durante la época de la Colonia. La Plaza de los Mártires está en el corazón de la ciudad y destaca en ella un quiosco rodeado de bancas en las que se puede sofocar el calor a la sombra de los frondosos árboles que ahí habitan.

La plaza debe su nombre a que, el 2 de enero de 1946, hubo una protesta reprimida con armas de fuego en la que cientos de personas perdieron la vida. Por ello, ahora rinde homenaje a quienes perecieron ahí.

A unos cuantos pasos se levantan sobre el cielo las torres de la Catedral Basílica Metropolitana de León, construida en 1746 por los frailes jesuitas. Al interior del recinto con fachada de cantera se encuentra la imagen de la Madre Santísima de la Luz, su Santa Patrona, a quien se celebra en grande entre los meses de mayo y junio.

La siguiente parada de tu recorrido puede ser la Plaza de los Fundadores, donde se encuentra la popular Fuente de los Leones.

Déjate conquistar por la belleza del Templo Expiatorio, situado en una explanada en la que los niños juegan y las familias se reúnen. Su fachada blanca con toques rosados de cantera pareciera estar coronada por puntiagudas espinas, una de las características del estilo neogótico.

Al interior cuenta con una rica colección de vitrales y medallones que bien podrían recordar a los de la Catedral de Notre Dame, en París. Debajo de la construcción se encuentran las criptas, mismas que están abiertas al público.

No olvides conocer el Arco de la Calzada que, originalmente, indicaba uno de los límites de la ciudad. Está hecho de cantera y en la parte superior verás un león de bronce que vigila la ciudad. Esta no es la pieza original modelada en cemento, pues actualmente se encuentra en la entrada del zoológico.
El Centro Histórico de León conserva muchos de los monumentos y construcciones que ayudan a entender cómo fue el Bajío durante la época de la Colonia. La Plaza de los Mártires está en el corazón de la ciudad y destaca en ella un quiosco rodeado de bancas en las que se puede sofocar el calor a la sombra de los frondosos árboles que ahí habitan.

Ver más información



La plaza debe su nombre a que, el 2 de enero de 1946, hubo una protesta reprimida con armas de fuego en la que cientos de personas perdieron la vida. Por ello, ahora rinde homenaje a quienes perecieron ahí.

A unos cuantos pasos se levantan sobre el cielo las torres de la Catedral Basílica Metropolitana de León, construida en 1746 por los frailes jesuitas. Al interior del recinto con fachada de cantera se encuentra la imagen de la Madre Santísima de la Luz, su Santa Patrona, a quien se celebra en grande entre los meses de mayo y junio.

La siguiente parada de tu recorrido puede ser la Plaza de los Fundadores, donde se encuentra la popular Fuente de los Leones.

Déjate conquistar por la belleza del Templo Expiatorio, situado en una explanada en la que los niños juegan y las familias se reúnen. Su fachada blanca con toques rosados de cantera pareciera estar coronada por puntiagudas espinas, una de las características del estilo neogótico.

Al interior cuenta con una rica colección de vitrales y medallones que bien podrían recordar a los de la Catedral de Notre Dame, en París. Debajo de la construcción se encuentran las criptas, mismas que están abiertas al público.

No olvides conocer el Arco de la Calzada que, originalmente, indicaba uno de los límites de la ciudad. Está hecho de cantera y en la parte superior verás un león de bronce que vigila la ciudad. Esta no es la pieza original modelada en cemento, pues actualmente se encuentra en la entrada del zoológico.

Ver menos

Atractivos turísticos cercanos
Los expertos dicen
cenefas
Reserva tu viaje al mejor precio
Rango de precio
Calificación
Calificación
Calificación
Rango de precio
Calificación