Regresar

Irapuato

Guanajuato

La promesa de llenarse la boca con el dulce sabor de las fresas es una excusa perfecta para decidir visitar la ciudad de Irapuato, conocida también como la Capital Mundial de la Fresa.

Los chichimecas fueron los primeros habitantes del lugar, desplazados luego por los tarascos, quienes ocupaban la zona a la llegada de los españoles. El origen más aceptado de la palabra Irapuato viene del tarasco Xiriquitzio o Iriquitzio, que significa “Cerro que emerge de las llanuras”, en probable referencia al cerro de Arandas que sobresale en la gran planicie.

El suelo fértil convirtió pronto a Irapuato en un centro agrícola que le valió el apodo de “Granero de la Nueva España”. Sin embargo, aún no se cultivaban las fresas que hoy se asocian inmediatamente a su nombre. El emperador Maximiliano de Habsburgo fue quien introdujo directamente en la región el cultivo de este fruto.

Otro regalo de Maximiliano a la ciudad fue la emblemática Fuente Florentina o de los Delfines en 1864, una de las tres fuentes que obsequió al país durante su mandato.

La Fuente de los Delfines, ubicada en la Plaza Madero, puede ser un buen punto de partida para empezar a explorar la ciudad internándose en sus encantadoras “calles chuecas” para disfrutar la vista de sus “torres mochas”, a las que alude en un famoso poema Jesús Sánchez Valtierra.

A unos pasos de la Plaza Madero, frente al Jardín Principal, está la Catedral o Templo de Nuestra Señora de la Misericordia que data de 1631 y que se encuentra cerca de otra fuente más nueva, la Fuente de las Aguas Danzantes, que al atardecer brinda un espectáculo de chorros y luces. Allí también está la famosa Torre del Reloj, que es el lugar donde se sitúa la oficina de información turística, punto de partida de la mayoría de las excursiones que recorren la ciudad y sus alrededores: el Paseo Mágico por el centro histórico, la Ruta de Murales, la Ruta de Casonas con Historia, la Ruta Arqueológica, la Ruta de las Fresas y la Ruta del Tequila.

Otro imperdible de la ciudad es la Plaza de los Fundadores, donde se encuentra el Palacio Municipal que está decorado con murales que relatan la historia de Irapuato. También hay que visitar el encantador Templo del Hospitalito y, a un lado, admirar el mural de mosaicos llamado Orígenes de Irapuato, obra del artista Salvador Almaraz.

Por último, o todo el tiempo, hay que saborear las fresas con crema, bañadas en chocolate, cristalizadas, azucaradas, con chile, borrachitas, en mermeladas, en salsas, recién sacadas de la mata y de las mil maneras que las ofrece Irapuato.

Irapuato se encuentra a 45 minutos en auto desde Silao y a una hora desde la ciudad de Celaya.
La promesa de llenarse la boca con el dulce sabor de las fresas es una excusa perfecta para decidir visitar la ciudad de Irapuato, conocida también como la Capital Mundial de la Fresa.

Ver más información


Los chichimecas fueron los primeros habitantes del lugar, desplazados luego por los tarascos, quienes ocupaban la zona a la llegada de los españoles. El origen más aceptado de la palabra Irapuato viene del tarasco Xiriquitzio o Iriquitzio, que significa “Cerro que emerge de las llanuras”, en probable referencia al cerro de Arandas que sobresale en la gran planicie.

El suelo fértil convirtió pronto a Irapuato en un centro agrícola que le valió el apodo de “Granero de la Nueva España”. Sin embargo, aún no se cultivaban las fresas que hoy se asocian inmediatamente a su nombre. El emperador Maximiliano de Habsburgo fue quien introdujo directamente en la región el cultivo de este fruto.

Otro regalo de Maximiliano a la ciudad fue la emblemática Fuente Florentina o de los Delfines en 1864, una de las tres fuentes que obsequió al país durante su mandato.

La Fuente de los Delfines, ubicada en la Plaza Madero, puede ser un buen punto de partida para empezar a explorar la ciudad internándose en sus encantadoras “calles chuecas” para disfrutar la vista de sus “torres mochas”, a las que alude en un famoso poema Jesús Sánchez Valtierra.

A unos pasos de la Plaza Madero, frente al Jardín Principal, está la Catedral o Templo de Nuestra Señora de la Misericordia que data de 1631 y que se encuentra cerca de otra fuente más nueva, la Fuente de las Aguas Danzantes, que al atardecer brinda un espectáculo de chorros y luces. Allí también está la famosa Torre del Reloj, que es el lugar donde se sitúa la oficina de información turística, punto de partida de la mayoría de las excursiones que recorren la ciudad y sus alrededores: el Paseo Mágico por el centro histórico, la Ruta de Murales, la Ruta de Casonas con Historia, la Ruta Arqueológica, la Ruta de las Fresas y la Ruta del Tequila.

Otro imperdible de la ciudad es la Plaza de los Fundadores, donde se encuentra el Palacio Municipal que está decorado con murales que relatan la historia de Irapuato. También hay que visitar el encantador Templo del Hospitalito y, a un lado, admirar el mural de mosaicos llamado Orígenes de Irapuato, obra del artista Salvador Almaraz.

Por último, o todo el tiempo, hay que saborear las fresas con crema, bañadas en chocolate, cristalizadas, azucaradas, con chile, borrachitas, en mermeladas, en salsas, recién sacadas de la mata y de las mil maneras que las ofrece Irapuato.

Ver menos

Atractivos turísticos de Irapuato
Mapa de Irapuato
¡Reserva tu viaje al mejor precio!
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Escribe una palabra clave