Regresar

Guanajuato Independentista

Guanajuato

La ciudad de Guanajuato fue parte importante en la historia de la Independencia de México. Aquí, las armas insurgentes lideradas por el cura Miguel Hidalgo y Costilla se cubrieron de gloria y se originó la leyenda de un personaje importante, el Pípila.

Para transportarnos a aquella época, hay monumentos que son insignia en la ciudad de Guanajuato, tal es el caso de la Alhóndiga de Granaditas, el escenario donde se libró la memorable batalla del 28 de septiembre de 1910.

Lo que hoy vemos como una explanada de cantera tallada (conocida por ser el sitio donde concluye el Festival Internacional Cervantino), tuvo la función de almacenar y vender granos. Aunque, esto duró muy poco, pues al iniciar el movimiento de Independencia, sirvió de refugio a los defensores del régimen virreinal. Posteriormente, el edificio vio la caída del padre de la patria, Miguel Hidalgo, pues su cabeza fue colgada junto a las de Juan Aldama, Ignacio Allende y José Mariano Jiménez, con la intención de provocar miedo en los liberales y tratar de mitigar su intención de independizarse.

Actualmente, la Alhóndiga de Granaditas es uno de los museos imperdibles en la ciudad de Guanajuato. Tiene un acervo de nueve mil 275 objetos de valor histórico y cultural, como vestigios prehispánicos, artesanías y fotografías de la capital guanajuatense. Además, en el centro del recinto cívico se guarda la llama de la Independencia, fuego que se renueva cada mes y, como ocasión especial, el 28 de septiembre, en conmemoración de la toma de la Alhóndiga, en los albores del levantamiento insurgente.

Ahora hablemos del monumento en honor a Juan José Martínez, mejor conocido como Pípila. Este valiente minero fue quien, con una lápida sobre la espalda y antorcha en mano, abrió la puerta de la Alhóndiga para que el ejército del cura Miguel Hidalgo y Costilla pudiera entrar.

Sobre el cerro de San Miguel, se construyó una gigantesca escultura de cantera rosa que representa al personaje histórico y que ocupa uno de los miradores más importantes de la ciudad de Guanajuato, pues la vista alcanza a viajar hasta la universidad, la Plaza de la Paz y en días más despejados, hasta la ex hacienda La Valenciana.

La mejor manera de llegar al monumento es viajando en el funicular. Aunque, también puede ser a pie, subiendo por decenas de escaleras y callejones. El mirador también está abierto de noche, por si quieres tener una postal diferente de Guanajuato capital.

La ciudad de Guanajuato fue parte importante en la historia de la Independencia de México. Aquí, las armas insurgentes lideradas por el cura Miguel Hidalgo y Costilla se cubrieron de gloria y se originó la leyenda de un personaje importante, el Pípila.

Ver más información


Para transportarnos a aquella época, hay monumentos que son insignia en la ciudad de Guanajuato, tal es el caso de la Alhóndiga de Granaditas, el escenario donde se libró la memorable batalla del 28 de septiembre de 1910.

Lo que hoy vemos como una explanada de cantera tallada (conocida por ser el sitio donde concluye el Festival Internacional Cervantino), tuvo la función de almacenar y vender granos. Aunque, esto duró muy poco, pues al iniciar el movimiento de Independencia, sirvió de refugio a los defensores del régimen virreinal. Posteriormente, el edificio vio la caída del padre de la patria, Miguel Hidalgo, pues su cabeza fue colgada junto a las de Juan Aldama, Ignacio Allende y José Mariano Jiménez, con la intención de provocar miedo en los liberales y tratar de mitigar su intención de independizarse.

Actualmente, la Alhóndiga de Granaditas es uno de los museos imperdibles en la ciudad de Guanajuato. Tiene un acervo de nueve mil 275 objetos de valor histórico y cultural, como vestigios prehispánicos, artesanías y fotografías de la capital guanajuatense. Además, en el centro del recinto cívico se guarda la llama de la Independencia, fuego que se renueva cada mes y, como ocasión especial, el 28 de septiembre, en conmemoración de la toma de la Alhóndiga, en los albores del levantamiento insurgente.

Ahora hablemos del monumento en honor a Juan José Martínez, mejor conocido como Pípila. Este valiente minero fue quien, con una lápida sobre la espalda y antorcha en mano, abrió la puerta de la Alhóndiga para que el ejército del cura Miguel Hidalgo y Costilla pudiera entrar.

Sobre el cerro de San Miguel, se construyó una gigantesca escultura de cantera rosa que representa al personaje histórico y que ocupa uno de los miradores más importantes de la ciudad de Guanajuato, pues la vista alcanza a viajar hasta la universidad, la Plaza de la Paz y en días más despejados, hasta la ex hacienda La Valenciana.

La mejor manera de llegar al monumento es viajando en el funicular. Aunque, también puede ser a pie, subiendo por decenas de escaleras y callejones. El mirador también está abierto de noche, por si quieres tener una postal diferente de Guanajuato capital.

Ver menos

Atractivos turísticos cercanos
Reserva tu viaje al mejor precio
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Escribe una palabra clave