Tamaulipas

El estado se privilegia de tener cinco hermosas playas que cuentan con la infraestructura en hotelería y gastronomía a base de mariscos y platillos típicos de la zona, desde Bagdad, Carbonera, Barra del Tordo, La Pesca o Miramar. La historia y la modernidad convergen formando un balance casi perfecto en el que se abre paso la cultura y la naturaleza.

Conoce un estado rico y diverso donde la vida es cálida y apacible. En Tamaulipas la historia y la modernidad convergen formando un balance casi perfecto en el que se abre paso la cultura y la naturaleza brindándote la oportunidad de vivir inigualables experiencias en un bello destino turístico. El estado se privilegia de tener cinco hermosas playas que cuentan con la infraestructura en hotelería y gastronomía a base de mariscos y platillos típicos de la zona, desde Bagdad, Carbonera, Barra del Tordo, La Pesca o Miramar.

Hay una prenda de vestir con la que en todo México se identifica a los tamaulipecos: la cuera tamaulipeca. Es un artículo que a lo largo y ancho del estado se usa como prenda de gala para asistir a una fiesta, para bailar y tocar música o para un desfile. Se le puede ver tanto en Ocampo como en Tampico, Ciudad Victoria, Matamoros, Reynosa o en Nuevo Laredo; es sin lugar a dudas, el vestido típico tamaulipeco. Consiste en un traje o saco de piel o gamuza, con un diseño en piel o gamuza de otro color, y barbas de cuelgan de distintos puntos. La historia señala que este hermoso trabajo fue idea del general Alberto Carrera Torres a finales del siglo xix, quien le encargó a don Rosalío Reyna una cuerada con un diseño singular. Hoy la familia Reyna continúa elaborando estos trabajos de alta costura, un ejemplo antropológico que nos muestra que las artes y oficios de este hermoso Pueblo Mágico siguen de pie, incluso con más fuerza. Actualmente las cueras son considerados finos y costosísimos trabajos de exportación; han llegado a Japón, Estados Unidos, Canadá y países europeos, donde esta prenda es considerada como una auténtica obra de arte. Algunas de las tradiciones que se tienen en el Estado de Tamaulipas son las siguientes: Día de Muertos, Xantolo, Carnaval TAM, Feria y Exposición agrícola y ganadera de Mante, Expo Feria Tamaulipas Cd. Victoria, Festejo de la Virgen del Carmen, Festejo de la Virgen del Chorrito, entre otras.

De la tradicional Tampiqueña al ancestral Zacahuil, con la exuberancia del langostino y el sabor de la jaiba, la gastronomía de Tamaulipas es tan vasta que los únicos límites están en el paladar de los comensales, quienes pueden elegir entre cocina de mar, carne, maíz o hibridaciones gastronómicas que han surgido como resultado de la influencia de sus estados vecinos; San Luis Potosí, Veracruz, Nuevo León y hasta Texas, en los Estados Unidos. Visitando Tampico y Madero, la misión de encontrar buenos mariscos en casi cualquier sitio es claramente una garantía, pues tanto sus cocinas económicas como sus restaurantes, ofrecen pesca del día; deliciosos ceviches, sopas de mariscos, pescados, cocteles y jaibas en sus distintas presentaciones, son algunas de las opciones que deleitan a los viajeros que buscan conocer el estado a través de su sabor, sus olores y sus texturas. Cabe destacar que los tamaulipecos son de buen comer y buen servir, no es de extrañarse que las porciones en casi todo lugar sean generosas, por lo que hay que acudir con un gran apetito, que generalmente se adquiere solo de ver los platillos. De este modo si se ha dedicado la mañana a explorar sus calles y museos, la comida de la tarde será una enorme recompensa, para recuperar energía y prepararse para los antojos imperdibles. Antes de visitar la Aduana Marítima de Tampico, otra parada que hace un guiño a los turistas es para probar sus auténticas Tortas de Barda, un emparedado tradicional que se prepara en un bolillo aderezado con frijoles, relleno de jamón, queso de puerco, carne deshebrada, chorizo, queso blanco y amarillo, aguacate, salsa de chile verde con chicharrón, tomate y cebolla. Conseguirlas no es difícil, el reto es decidir dónde, ya que el recientemente renovado pasaje gastronómico tiene un lugar para cada estilo de comensal. Pensando en los viajeros que deciden ir directamente a sus pueblos mágicos; Mier y Tula, ambos cuentan con restaurantes que reúnen lo más representativo del estado, en donde será fácil encontrar cartas que ofrezcan desde unas Enchiladas Tultecas, con tomate, zanahoria y chorizo; mariscos y Tampiqueña, hasta nieves de garambullo, una cactácea con la que preparan este típico postre que encanta a locales y turistas. Su capital, Ciudad Victoria es también un referente para la Street Food, donde los visitantes podrán navegar por la metrópolis a bordo de sus contrastantes sabores, allí es posible disfrutar de resaltan sus gorditas de masa de maíz rellenas de guisados; como picadillo, salsa machacado, nopales, queso panela y un sinfín de opciones que resultan ideales para quienes disponen de poco tiempo pero buscan una comida que les satisfaga. Si el viaje se prolonga hacia el norte; Nuevo Laredo, Reynosa y Matamoros ofrecen fusiones interesantes donde inspirada por una cultura binacional, la cocina adopta algunos de los ingredientes del sur de Texas y la carne es protagonista en cada plato, sin olvidar el sello característico de la comida mexicana, donde las salsas, las tortillas y el maíz dan como resultado deliciosos tacos de cabrito al horno, gorditas con carne o la machaca con huevo, alimentos que al mismo tiempo son herencia neoleonesa y se encuentran por toda la región. Dicen que no hay mejor forma de conocer un lugar que probando su gastronomía, y Tamaulipas es un viaje por sí solo en cada uno de sus platillos. Sus 43 municipios son una invitación al descubrimiento de su cultura, sus habitantes y su historia, disponible en cada mesa y al calor de cada bocado.

Galería