Querétaro

Capital: Guadalajara
Gentilicio: Jalisciense
Altitud: 1,540 msnm
Población 2010: 7’350,682 habitantes.
División Política: 125 Municipios
Regiones: 12

HISTORIA DEL ESTADO

Alrededor del año 500 A.C. ya se mencionan asentamientos agrícolas en la region del Vallle de San Juan y al ser productiva dicha zona llamo la atención del poderío teotihuacano, jugando un papel muy importante dentro de toda mesoamericana. Es para el año 900 D.C. que la zona tiene una influencia importante de Tula y esta se puede apreciar en vestigios de la zona arqueológica del Cerrito. A partir del siglo XII la zona se estabiliza en dos grupos: los cazadores recolectores y las pequeñas aldeas agrícolas. En el siglo XV cambia esta relación por las presencia de dos importantes imperios en pugna: el mexica y el tarasco; constituyéndose la zona como un escenario intermedio entre los dos imperios, compartiendo elementos de ambos.

El territorio queretano en su parte prehispánica no muestra homogeneidad, ni social ni culturalmente. Esto lo podemos distinguir entre los pueblos serranos que guardan afinidad con los grupos del Golfo, mientras que los del Valle tienen más predominio del occidente y antiplano central. Es así como se da cabida a nuevos grupos, unos provenientes del norte como los pames, dedicados a la agricultura, y los jonaces, establecidos en la region serrana, a la cacería.

Para el periodo de la conquista española, en lo que hoy se conoce como Querétaro, esta se da primero con la fundación del pueblo de Huimilpan en 1529, el de San Juan del Río en 1531 y ese mismo año el del Querétaro. Destaca la participación durante este proceso de Don Nicolás de San Luis Montañés y de Don Fernando de Tapia, Conín, el cual hacia trueque con los pueblos vecinos. La batalla de fundación de la Ciudad de Querétaro se llevó a cabo en el Cerro de Sangremal, el 25 de julio de 1531. Cuenta la leyenda que durante la batalla el cielo
obscurecio y cabalgando entre nubes apareció el Apóstol Santiago, dando así el nombre a la villa de Santiago de Querétaro.

En octubre de 1655 los habitantes de Querétaro firmaron las Capitulaciones por las que el rey de España elevó a Querétaro al rango de Ciudad, esto por su importancia economía y ubicación privilegiada. La ganadería, la agricultura, la industria textil y y sector comercial provocaron que Querétaro se convirtiese en la tercera ciudad más importante del virreinato. Es durante este periodo que se funda la Real Fabrica de Tabaco, la segunda más importante en la Nueva España; y así mismo Querétaro se convierte en el principal productor de lanas de toda América. La actividad minera no podía quedar descartada en importancia, sobre todo por la zona de El Doctor, importante productor de plata.

Durante este proceso es cuando arriban todos los grupos religiosos, se da la construcción de templos y conventos, así como la riqueza de arte sacro como pinturas, esculturas y retablos.
Esta magnificencia da un estatus de riquezas a la ciudad. Así mismo, se da la construcción de imponentes casonas y embellecimiento de plazas y jardines. Es construido en el periodo de 1726 a 1735, quizás la más importante e imponente de sus construcciones, el Acueducto, a fin se surtir de agua potable a toda la ciudad.

Para inicios del S. XIX la corona española viviría una etapa de incertidumbre política por el ataque de Napoleón Bonaparte y la destitución del Rey Fernando VII, teniendo repercusiones en todas sus colonias. Aunado a esto hay un situación social y económica que denota en conspiraciones en contra de la corona, siendo la más importante la que se lleva a cabo en la Ciudad de Querétaro, de 1808 a 1810, en la cual participan insurgentes como Miguel Domínguez, el corregidor y su señora esposa, Josefa Ortiz; así como el Cura Miguel Hidalgo y Costilla, el Capitán Ignacio Allende, los Hermanos González; el Alcaide de Cárceles, Ignacio Pérez, por mencionar algunos. Lamentablemente la conspiración sería descubierta el 12 de septiembre de 1810 y Doña Josefa encerrada en sus aposentos, la cual da unos taconazos y da aviso a Ignacio Pérez sobre la situación. Este sale la madrugada del 13 de septiembre rumbo a los pueblos de San Miguel el Grande y Dolores. La madrugada del domingo 16 de septiembre de 1810 estallaría el movimiento armado de Independencia. Consumándose once años después el 21 de septiembre de 1821.

En el año de 1823, el Dr. Félix Osores Sotomayor, diputado por Querétaro al Congreso Constituyente de la Nación, defendía exitosamente ante el pleno, el derecho y la razón de los queretanos para gozar de un estado libre y soberano; derrotando las propuestas de integrar esta región a los estados de San Luis Potosí y de México. En el año de 1824 se instaló el Congreso Constituyente estatal y el 25 de agosto de 1825 fue promulgada la primera Constitución Política del Estado de Querétaro.

En 1848, siendo la ciudad de Querétaro capital provisional del país, se efectuó la firma de los tratados de paz, llamados Guadalupe Hidalgo, que dieron fin a la guerra entre México y los Estados Unidos de Norteamérica; mediante los cuales el primero cedió por acuerdo de la Cámara de Senadores más de la mitad del territorio.

Como parte de un ensayo, se interpretaría completo nuestro Himno Nacional, el 15 de septiembre de 1854 dentro del Teatro de la República. Siendo este el único testigo actual de dicho evento histórico, pues el Antiguo Teatro Santa Anna fue demolido.

En 1864 llegaría al país el Segundo Emperador de México, quien ese mismo año efectúa su primer visita a Querétaro, realizando la ruta de Inpendencia. Sería en 1867 cuando regresase a la ciudad, pero ahora para tomarla como parte de sede de su gobierno, sin embargo el 14 de marzo del mismo año, la ciudad viviría un sitio por parte de los republicanos y sería el 15 de mayo cuando el Archiduque Maximiliano de Habsburgo sería tomado como prisionero en las cercanías al Cerro de las Campañas. El Teatro de la República sería el lugar donde se llevaría a cabo el juicio en contra del empedrador y sus generales, Tomás Mejia y Miguel Miramon. Al ser encontrados culpables sería ejecutados un 19 de junio de 1867, restableciéndose la República.

El Teatro de la Republica volvería a ser testigo de otro evento histórico relevante al ser testigo de la promulgación de nuestra Carta Magna, la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos de 1917, la cual fue promulgada el 5 de febrero del mismo año. Para su realización se trabajó tanto en el teatro como en la Antigua Academia de San Fernando. Convirtiéndose Querétaro por segunda ocasión en la capital del país.
Hoy Querétaro es un valuarte importante de nuestra historia, así como un punto importante de desarrollo económico, político y social dentro del país.

CULTURA DEL ESTADO

Querétaro es una entidad rica en su cultura, que va desde la riqueza arquitectónica que podemos encontrar desde impresionantes casonas hasta majestuosos conventos, así como sus muestras artísticas y tradicionales. Es el conjunto de todas ellas las que convierten a cada uno de los 18 municipios es un tesoro por descubrir. Es quizás, la danza de los concheros una de las expresiones culturales más importantes de la región queretana, de origen náhuatl, que nace del mito del Sol, rey y creador de todas las cosas, y está presente en varias festividades. Siendo una de las más relevantes, el festejo a la Exaltación de la Santísima Cruz en el mes de septiembre. Así mismo podemos encontrar la música de huapango, tradicional en la region serrana. Es el municipio de San Joaquín donde se lleva a cabo el Concurso Nacional de Huapango. Como parte de sus expresiones artísticas populares podemos encontrar trabajos en mimbre, ixtle, madera, ónix, mármol, lana, barro, talabartería, por mencionar sólo algunos. Dentro de sus fiestas relevantes se encuentra la Procesión del Silencio, las fiestas de Hercules y la Cañada con sus tradicionales gallos en el mes de diciembre y la Feria Nacional del Queso y el Vino. La ciudad es sede de la Escuela de Lauderia, el Conservatorio de Música Sacra y Colegio Nacional de Danza Contemporánea. Contando con diversos festivales culturales durante todo el año. .

Querétaro es un destino con una ubicación privilegiada, lo cual da paso a una riqueza en sus tierras. La humedad de la Sierra Gorda compaginada con el semidesierto queretano brinda un sin fin de posibilidades en cuanto a productos que se transforman en deliciosos platillos. En el S. XVIII a esta región se le conoció como "la puerta a Tierra Adentro" o "garganta de toda Tierra Adentro" y se caracterizó por ser una tierra rica, fértil y cuidadosamente cultivada. Gracias a la llegada del arado y los sistemas de riego, se pudo combinar por primera vez las plantas domesticadas del Viejo Mundo y el conocimiento milenario de los indígenas en el manejo del medio. La llegada de los conventos y las cocineras tradicionales al servicio de las grandes casonas virreinales, compaginaron ingredientes de ambos mundos creando delicias celestiales para el paladar de propios y extraños. 

La cocina queretana ha sabido llevar de la mano sus ingredientes como insectos, granos, semillas, hortalizas, lácteos, cereales y leguminosas, para crear en Sierra Gorda el zacahuil, los bocones, el pan de mestiza, el pan de Mezquite, el atole de teja, licores de frutas; en el semidesierto queretano, el garbanzo en amarillo, el tamal de bolos, el atole de pirul, los quesos, las gorditas de maíz quebrado, el nopal en penca, los vinos, la sopa de flor de palma; en el sur, las tostadas de arriero, tortillas de sello, gorditas de migajas, carnitas, moles, ates, rellenos de chilacayote, el camote achicalado, los guajolotes, las enchiladas queretanas, por mencionar algunos. Muchas de estas apariciones tienen que ver con el calendario litúrgico y las fiestas cívicas. Así mismo, no se puede negar dentro de la cocina queretana la fuerte presencia indígena, integrando alimentos prehispánicos a cualquier guiso o bebida, como el nopal, tuna, pulque, chía, xoconostle, huamishe, insectos, maíz, huauzontle, chile, frijol y calabaza. 

Si se preguntase, que sensación deja la cocina queretana, es a tradición, a herencia de nuestra tierra, a nuestra cultura, nuestra fiestas, aromas y sabores, una sensación que nutre tu alma y te hace vivir una experiencia inigualable. 

QUERÉTARO METROPOLITANO 

La region cosmopolita del Estado de Querertaro sabe combinar perfectamente tradición con modernidad. Las fiestas tradicionales y patronales no se vivirían igual sin las típicas verbenas donde podemos degustar las enchiladas queretanas, guajolotes, buñuelos, tamales fritos o al vapor; así como las gorditas de migajas o queso rellenas de algún guiso de carne enchilada, garbanzo, nopal, flor de calabaza, huitlacoche, por mencionar algunos. Las tortillas de sello, el caldo de buey, los rellenos de chilacayote, la capirotada son parte de estos platillos que cada queretano espera con ansias en ciertas temporadas del año. 

Ir a Santa Rosa Jáuregui y no degustar de sus carnitas, es haber perdido la experiencia de recorrer la calle principal rodeada de negocios que se ven tan exquisito producto. Así como culpable te sentirías el ir a la Cañada y no probar sus nieves tradicionales de mantecado, garambullo, huamishe, o pasar a la Fábrica de Hercules y refrescarte con una cerveza artesanal. 

Los dulces de leche o jamoncillos, los duraznos prensados y el camote achicalado son parte de los dulces recuerdos que pueden llevar los turistas de regreso a casa, y que en cualquier casa de Querétaro no pueden faltar en alguna fecha especial. 

REGIÓN DE VINOS

La region semidesértica de Querétaro es una zona con un micro clima idóneo para la vid, razón por la cual en esta región podemos encontrar premiados vinos de diversas casas vitivinícolas, siendo el vino espumoso el líder en la zona, sin embrago podemos paladear exquisitos vinos de mesa, blancos, tintos y rosados. Y qué mejor maridaje al vino que el queso, y en las tierras queretanas los podemos encontrar desde fresco a maduros; de vaca, oveja o cabra; al vino tinto, a las finas hierbas, enchilado, con arándanos, nuez o semilla de mostaza. 

Pero si de una bebida ancestral hablamos, es en esta zona donde podrás degustar del pulque, acompañado de una deliciosa barbacoa sacada en el momento de los hornos y bañada con una salsa martajada recién hecha. También encontraremos los curados de piñón, de nuez, de guayaba, de piña, por mencionar algunos. 

Así mismo, en la zona podemos encontrar el nopal en penca, relleno de nopal tierno con diversas carnes y puesto a las brazas. O las gorditas de maíz quebrado con queso enchilado, las cuales van rellenas de diversos guisos, si encuentras garbanzo en amarillo no dudes en probarlo. 



SIERRA GORDA

La region norte del estado nos brinda el mejor acompañante para las enchiladas queretanas, la cecina serrana; corte de carne fino y bañado en cítricos, ya sea a la plancha o a la leña. O porque degustar unos bocones rellenos con chicharrón en salsa, huevo o picadillo. 

Si de platillo con tradición hablamos, el zacahuil es el rey, un tamal gigante relleno de diversas carnes e vuelto en hoja de plátano y cocinado en horno de piedra durante varias horas. La cocción de las carnes en el proceso le dan una textura jugosa  y acompañarlo con limón y chiles encurtidos le brindan una explosión de sabores al paladar. 

Dentro de las bebidas tradicionales que encontramos en la zona esta el atole de tejas y los licores de frutas. Si vas a Pinal de Amoles, no olvides visitar Licores Artesanales el Montañés. 

PUEBLOS MÁGICOS

Los seis Pueblos Mágicos del Estado de Querétaro son tan diversos dan al visitante una experiencia más por vivir dentro de su cocina. Los martes no sería igual en Amealco sin su ya típico mole de guajolote o sus chicharrones de res. Si vas a la comunidad de la Torre descubrirás sus tradicionales quesos. 

Tequsiquipan es región de vinos. Sus vinos y quesos han sido premiados y han adquirido fama internacional, así como su pan de queso. Mientras que en Bernal sus gorditas de maíz quebrado rellenas de nopal en penca son un deleite o pasar al Museo del Dulce y adquirir dulces tradicionales, las natillas son lo mejor. 

El semidesierto queretano le brinda a la zona el maguey para la elaboración de la barbacoa y el pulque, y es Cadereyta donde podemos encontrar tan ancestrales platillos. 

Jalpan nos brinda la cecina, el zacahuil, los bocoles, el langostino de río o acamaya y su tradicional pan de mestiza. En la tierra del huapango, San Joaquín, encontramos los licores de frutas, siendo el de manzana el de mayor tradición. 

En cada uno de los pueblos mágicos también podremos degustar de nieves tradicionales para todo aquel visitantes que desea refrescarse en su camino.