Campeche

Campeche, oficialmente llamado Estado Libre y Soberano de Campeche, es uno de los treinta y un estados que, junto con la Ciudad de México, forman los Estados Unidos Mexicanos. Su capital y ciudad más poblada es San Francisco de Campeche. Está ubicado en la península de Yucatán, región sureste del país, limitando al norte y al noreste con Yucatán, al este con Quintana Roo, al sureste con Belice, al sur con Guatemala, al oeste con el Golfo de México y al suroeste con Tabasco. Con 899 931 habitantes en 2015, es el tercer estado menos poblado —por delante de Baja California Sur y Colima, el menos poblado— y con 14,20 hab/km², el cuarto menos densamente poblado —por delante de Chihuahua, Durango y Baja California Sur, el menos densamente poblado. Se fundó el 29 de abril de 1863. Desde el punto de vista físico, Campeche se encuentra en una posición de transición entre la selva tropical del Petén guatemalteco y la selva baja caducifolia del extremo norte de la península de Yucatán. Existen diversas teorías acerca del origen de la palabra Campeche (en maya: can pech, ‘serpiente y garrapata’) Otros indican que Campeche se deriva de las palabras kin (en maya: Kin, ‘sol’) que significa sol y pech, como ya se indicó, garrapata. Algunos suponen que a este nombre (kin pech) se le puede agregar el prefijo ah que quiere decir lugar y en conjunto diría "lugar del señor sol garrapata".

El 4 de octubre de 1540, Campeche fue la primera villa fundada por los españoles en la península de Yucatán.

Antes de la conquista española, el área que actualmente ocupa Campeche estuvo poblada por la civilización maya. Su suelo sirvió de tránsito para los itzaes y los xiues, conquistadores de las grandes ciudades de Chichen-Itza y Uxmal, que en su momento fueron el corazón del señorío de Can Pech que significa «lugar del Señor Sol garrapata» población que contaba con 15,000 habitantes aproximadamente, con unas 3,000 casas con paredes de lodo y techos de paja, muy similares a las actuales del área rural.
Las primeras incursiones españolas a Campeche, fueron comandadas por Francisco Hernández de Córdoba en 1517 y Juan de Grijalva en 1518; tiempo después, en 1540, Francisco de Montejo, «El Mozo», decidió fundar una villa en el lugar que actualmente ocupa la plaza principal de Campeche, decretando la creación de San Francisco de Campeche, llamada antes San Lázaro y Salamanca.

Durante el periodo colonial, Campeche era un activo puerto comercial, centraba su atención en la explotación del palo de tinte, usado para la fabricación de colorantes y la fabricación de embarcaciones, y fungía como el puerto de entrada y salida de la provincia de Yucatán hacia la Metrópoli hispana. Esta riqueza y prosperidad provocó los ataques de piratas ingleses y holandeses, como Henry Morgan y William Parker, que buscaban no sólo apoderarse de las riquezas sino menoscabar el poderío de España, por lo que la corona española proyectó en 1651 la construcción de obras de protección en el puerto, que concluyeron en el siglo XVIII.
La villa fue elevada a la categoría de ciudad por Cédula Real de Carlos III en octubre de 1777. Después de la Independencia, Campeche fue la cabecera del departamento del mismo nombre que era uno de los cinco integrantes del estado de Yucatán, más tarde, el 7 de agosto de 1857, un grupo de liberales encabezados por Pablo García, inició un movimiento popular para que el Distrito de Campeche se separase de Yucatán y se convirtiera en un estado más de la federación, decisión que ratificó el presidente Juárez el 29 de abril de 1863, quedando Campeche como capital del nuevo estado.

El estado de Campeche posee una sólida cultura popular que se manifiesta en sus festividades, en su arte culinario y en sus artesanías. Campeche es uno de los estados de la República donde mejor se prepara el agua de frutas, muy refrescante para ese clima, y el pozol frío. Sus especialidades gastronómicas, que incluyen el ppámpano empapelado, el pan de cazón, el chocolomo, las empanadas dulces con jamón y queso, y el caldo de pescado, entre muchas otras, son verdaderas delicias para el viajero. en época de carnaval, especialmente en la zona de Calkiní, se celebran “Las vaquerías”, donde se representa la Danza de la Cabeza de Cochino. Este baile consiste en transportar en una charola la cabeza horneada de un cochino, profusamente adornada con flores y listones de colores que las muchachas detienen con sus manos. Detrás de ellas sigue un conjunto musical. Este desfile llega al tejabán adonde habrá de celebrarse la “vaquería”. Es extraordinario ver a miembros de la alta sociedad bailar la jarana con humildes capesinos, ya que en ese momento no existen las clases sociales sino sólo el gusto de bailar la tradicional jarana. El conjunto musical se integra normalmente con instrumentos de la región: el marimbol, que es una especie de caja con un orificio al centro y cinchas de acero en el borde, generalmente extraídas de cuerdas de los fonógrafos antiguos, así como guitarras jaraneras y algunos instrumentos de viento. También en estas fiestas se acostumbran las “bombas”, que son unos versos con que se elogia a alguna dama, quien recibirá además una flor de manos del recitador.

La cabeza del cochino que se empleó en la danza, posteriormente se corta en trocitos para hacer tacos, que se sirven con una salsa especial a toda la concurrencia. La danza es costeada por la comunidad con la ayuda de las autoridades municipales. Por otra parte, en el poblado de Nunkiní se pueden admirar y obtener espléndidas muestras artesanales de la cestrería y los petates más maravillosos de México, tejidos con un material que sólo crece en el sureste, llamado huano, pintados con tintes naturales y adornados con bellos dibujos.

La población campechana de Becal es famosa mundialmente porque ahí se fabrican los más finos sombreros llamados Panamá, así como muchas otras clases de artículos de palma de jipi. Estas artesanías se elaboran en una caverna húmeda para que no se reseque la palma, que se corta en “hileras” tan delgadas que pudieran confundirse con hilos de coser. En Tepakán las mujeres fabrican unos cántaros de formas muy finas, con dos asas que se sacan del mismo cuerpo del cántaro y que se decoran con colores pálidos, entre los que destaca un azul muy parecido al azul maya de la antigüedad.

En la ciudad de Campeche antiguamente se trabajaba el carey, incluso con incrustaciones de plata, para hacer joyería y ostentosos abanicos. Ante la veda mundial que protege a esta especie de tortugas, los campechanos han sustituido el carey por cuerno de toro, para llevar portarretratos, cofres, collares, aretes, pulseras y prendedores, entre otras exquisitas artesanías que brotan de las manos expertas de los artífices campechanos, quienes también convierten en objetos de arte los caracoles marinos y las conchas.

Por último, para distinguirse de las yucatecas, a mediados del siglo XX las mujeres campechanas idearon una blusa finamente bordada con hilo negro en punto de cruz sobre popelina blanca, que en los hombros ostenta diseños de barcos y al frente el escudo de Campeche. No obstante, nada hay tan fresco y bello como un hipil bordado con la técnica de hilo contado o punto de cruz.

FIESTAS Entre los eventos religiosos de Campeche se encuentra la fiesta del Cristo Negro de San Román, el cual tiene su origen por la llegada del Cristo Negro en el año de 1565. Se celebra del 13 al 29 de septiembre con eventos culturales y deportivos, serenatas, concursos de juegos florales, exposición agrícola, ganadera, artesanal e industrial; juegos mecánicos y pirotécnicos; bailes populares y procesiones.

La fiesta del Barrio de San Francisco, se realiza en honor de San Francisco de Asís, la que se celebra del 4 al 10 de octubre, con diversas actividades como son los bailes; juegos pirotécnicos y mecánicos; procesiones y oficios litúrgicos.

Fiesta de Todos los Santos, se realiza en honor de los fieles difuntos y todos los Santos, y se celebra anualmente del 30 de octubre al 2 de noviembre; en ella se efectúan ceremonias religiosas, visitas y ofrendas en los cementerios y camposantos, así como arreglos florales en los altares de los hogares campechanos, así como también las ofrendas gastronómicas con los famosos y tradicionales pibi-pollos, acompañados de dulces frutas y bebidas tradicionales del estado.

Dentro de las fiestas populares se tiene el carnaval con fecha movible, ya sea en febrero o marzo; de este evento se dice que es uno de los mejores del país. De sus actividades sobresalientes podemos mencionar la coronación de la reina de Campeche, del rey feo y de la televisión; desfile de carros alegóricos; comparsas con sus coloridos vestuarios, y juegos mecánicos; por mencionar algunos.

También existe la Fiesta del Polkeken, lo cual es un vistoso espectáculo en que destaca la Danza del Gallo y del Cochino, en donde las mujeres portan trajes regionales; este evento se realiza el 6 de enero en Lerma.

Por último, en lo que se refiere a lo deportivo se encuentra la Copa Ah-Kim-Pech, competencia deportiva, valida para el campeonato nacional de motonáutica, la cual consiste en carrera de lanchas con motor fuera de borda en diferentes categorías, y que es complementada con bailes populares de celebración para los ganadores.

Existe una gran gama de platillos como es el pan de cazón, pámpano en escabeche, frijol con puerco, puchero, tamales, mondongo, chocolomo, cochinita, hibes con puerco y relleno negro; complementado con dulces, como el nance, ciruela, piña, ciricote, cocoyol, calabaza, papaya, camote, marañon, coco, tamarindo, mango y yuca.

En sus bebidas ofrece una gran variedad pudiendo disfrutarse el coco, atole de maíz nuevo, aguas de horchata, marañon, mango, piña, naranja, saramullo, toronja, Jamaica, papaya, pitahaya, nance, Sandia, entre otras.

Galería

Destinos turísticos

Algunos de nuestro lugares que puedes visitar