Regresar
Enclavado en una zona particularmente otomí, a 86 kilómetros de Toluca, se localiza el municipio de Acambay en el Estado de México. Un pintoresco poblado cuyos paisajes de valles, mesetas y grandes montañas aún preservan su historia, cultura, tradición y gastronomía.

Acambay significa “Peñascos de Dios”, tiene un clima templado idóneo para caminar por sus calles empedradas y disfrutar del brillo del sol y del aire fresco de sus montañas.

El acontecer histórico de Acambay se puede observar en los murales del Palacio Municipal a través de la obra del pintor Antonio Ruiz Pérez, elaborada en 1975. La Plaza Hidalgo está rodeada de frondosos árboles y un quiosco, en ella se puede observar un monumental reloj de cuatro carátulas y bella arquitectura construido en 1936, mientras se goza de un ambiente de tranquilidad.

A un costado se encuentra la Parroquia de San Miguel Arcángel con su fachada de ladrillo rojo, de la cual sobresale la ornamentación de su interior en la que se aprecian hermosos retablos decorados, así como pinturas murales y religiosas.

De las manos de sus artesanos se pueden encontrar artículos como sombreros y bolsos elaborados de popotillo, alfarería, lapidaria, dulces tradicionales, molcajetes, metates, salseras, sarapes y gabanes típicos de la región.

Su exquisita gastronomía tiene una diversidad de platillos locales como la barbacoa de borrego, las carnitas de cerdo o res y el mole, entre otros. Todo debe estar acompañado de la “bebida de los Dioses”: el pulque, básica en la alimentación de estas comunidades. No olvides degustar el “vallito”, un digestivo elaborado por los habitantes de Acambay con una receta secreta que ha pasado de generación en generación.

Enclavado en una zona particularmente otomí, a 86 kilómetros de Toluca, se localiza el municipio de Acambay en el Estado de México. Un pintoresco poblado cuyos paisajes de valles, mesetas y grandes montañas aún preservan su historia, cultura, tradición y gastronomía.

Ver más información


Acambay significa “Peñascos de Dios”, tiene un clima templado idóneo para caminar por sus calles empedradas y disfrutar del brillo del sol y del aire fresco de sus montañas.

El acontecer histórico de Acambay se puede observar en los murales del Palacio Municipal a través de la obra del pintor Antonio Ruiz Pérez, elaborada en 1975. La Plaza Hidalgo está rodeada de frondosos árboles y un quiosco, en ella se puede observar un monumental reloj de cuatro carátulas y bella arquitectura construido en 1936, mientras se goza de un ambiente de tranquilidad.

A un costado se encuentra la Parroquia de San Miguel Arcángel con su fachada de ladrillo rojo, de la cual sobresale la ornamentación de su interior en la que se aprecian hermosos retablos decorados, así como pinturas murales y religiosas.

De las manos de sus artesanos se pueden encontrar artículos como sombreros y bolsos elaborados de popotillo, alfarería, lapidaria, dulces tradicionales, molcajetes, metates, salseras, sarapes y gabanes típicos de la región.

Su exquisita gastronomía tiene una diversidad de platillos locales como la barbacoa de borrego, las carnitas de cerdo o res y el mole, entre otros. Todo debe estar acompañado de la “bebida de los Dioses”: el pulque, básica en la alimentación de estas comunidades. No olvides degustar el “vallito”, un digestivo elaborado por los habitantes de Acambay con una receta secreta que ha pasado de generación en generación.

Ver menos

Atractivos turísticos de Acambay
Mapa de Acambay
¡Reserva tu viaje al mejor precio!
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Escribe una palabra clave