Regresar

Pueblo fantasma de La Ojuela

Mapimí

Totalmente abandonado cuando la inundación de 1928 anegó las riquezas de la mina Santa Rita, el pueblo fantasma de La Ojuela parece detenido en el tiempo.

Ubicado a 26 kilómetros del Pueblo Mágico de Mapimí, en lo alto del cerro de La India, La Ojuela aún conserva su iglesia, su mercado en ruinas y otras construcciones que despiertan la imaginación y la curiosidad de los turistas que visitan el lugar.

Una placa conmemorativa ubicada en la torre norte señala que esta obra de ingeniería fue puesta en funcionamiento en el año 1900, en pleno Porfiriato. El puente colgante de La Ojuela fue construido en madera y acero a 95 metros de altura sobre un cañón, con el objetivo de comunicar el pueblo de La Ojuela –hoy totalmente abandonado– y la mina Santa Rita que proporcionaba la riqueza necesaria para justificar la inversión.

El ingeniero Wilhelm Hildenbrand llevó a cabo el diseño de la estructura y contrató como proveedora de los materiales a la empresa de John Roebling, quien había inventado un hilado de cables muy resistente. Años después, estos proveedores también participaron en la construcción del Golden Gate de San Francisco.

El puente de Mapimí, por su parte, tiene poco más de dos metros de ancho, unos 300 de largo y aún sigue en pie luego de una restauración que reemplazó las torres originales de madera por unas de acero.

Desde el puente se obtienen unas vistas espectaculares de la llamada Zona del Silencio, un área situada entre los estados de Durango, Chihuahua y Coahuila donde aseguran que las brújulas se arruinan, los GPS no responden y las señales de radio no se transmiten.

Totalmente abandonado cuando la inundación de 1928 anegó las riquezas de la mina Santa Rita, el pueblo fantasma de La Ojuela parece detenido en el tiempo.

Ver más información


Ubicado a 26 kilómetros del Pueblo Mágico de Mapimí, en lo alto del cerro de La India, La Ojuela aún conserva su iglesia, su mercado en ruinas y otras construcciones que despiertan la imaginación y la curiosidad de los turistas que visitan el lugar.

Una placa conmemorativa ubicada en la torre norte señala que esta obra de ingeniería fue puesta en funcionamiento en el año 1900, en pleno Porfiriato. El puente colgante de La Ojuela fue construido en madera y acero a 95 metros de altura sobre un cañón, con el objetivo de comunicar el pueblo de La Ojuela –hoy totalmente abandonado– y la mina Santa Rita que proporcionaba la riqueza necesaria para justificar la inversión.

El ingeniero Wilhelm Hildenbrand llevó a cabo el diseño de la estructura y contrató como proveedora de los materiales a la empresa de John Roebling, quien había inventado un hilado de cables muy resistente. Años después, estos proveedores también participaron en la construcción del Golden Gate de San Francisco.

El puente de Mapimí, por su parte, tiene poco más de dos metros de ancho, unos 300 de largo y aún sigue en pie luego de una restauración que reemplazó las torres originales de madera por unas de acero.

Desde el puente se obtienen unas vistas espectaculares de la llamada Zona del Silencio, un área situada entre los estados de Durango, Chihuahua y Coahuila donde aseguran que las brújulas se arruinan, los GPS no responden y las señales de radio no se transmiten.

Ver menos

Atractivos turísticos cercanos
Reserva tu viaje al mejor precio
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Escribe una palabra clave