Día de Muertos


El Día de Muertos es una de las celebraciones más representativas de México y es una muestra del sincretismo que surge de las tradiciones prehispánicas y las creencias católicas.

Para las culturas precolombinas, el culto a la muerte era una parte medular de su cosmovisión, con la llegada de los españoles y la evangelización esta costumbre se convirtió en lo que hoy conocemos como la celebración del Día de Muertos.

Dicha tradición se basa en la creencia indígena de que las almas de los difuntos regresan una noche al año al mundo de los vivos para convivir con sus seres queridos, quienes los reciben con altares, flores de cempasúchil, incienso, música, así como sus bebidas y alimentos favoritos.

De acuerdo con la costumbre católica, el 1 de noviembre, el Día de Todos los Santos se recuerda a los niños y el 2 de noviembre, Día de los Fieles Difuntos a los adultos.

El Día de Muertos se celebra en toda la República, pero cada estado y región tiene sus propias costumbres, desde el centro del país con sus hermosos altares y la Alumbrada, la Huasteca con su fiesta de Xantolo, hasta el sureste con el Hanal Pixán. Sin duda es una de las costumbres que mejor representan nuestra riqueza cultural y que nos llena de orgullo compartir con el mundo.

Es la manera en que desde tiempos ancestrales honramos a nuestros muertos, percibimos la vida y entendemos la muerte porque en este día no hay tristeza, solo la dicha de poder convivir con los nuestros una vez más.

La importancia de esta festividad es tal, que en 2008 la Unesco la nombró como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Te invitamos a vivir una experiencia única en el mundo y a descubrir la manera en la que en los distintos destinos de México se celebra la vida más allá de la muerte.
El Día de Muertos es una de las celebraciones más representativas de México y es una muestra del sincretismo que surge de las tradiciones prehispánicas y las creencias católicas.

Ver más información



Para las culturas precolombinas, el culto a la muerte era una parte medular de su cosmovisión, con la llegada de los españoles y la evangelización esta costumbre se convirtió en lo que hoy conocemos como la celebración del Día de Muertos.

Dicha tradición se basa en la creencia indígena de que las almas de los difuntos regresan una noche al año al mundo de los vivos para convivir con sus seres queridos, quienes los reciben con altares, flores de cempasúchil, incienso, música, así como sus bebidas y alimentos favoritos.

De acuerdo con la costumbre católica, el 1 de noviembre, el Día de Todos los Santos se recuerda a los niños y el 2 de noviembre, Día de los Fieles Difuntos a los adultos.

El Día de Muertos se celebra en toda la República, pero cada estado y región tiene sus propias costumbres, desde el centro del país con sus hermosos altares y la Alumbrada, la Huasteca con su fiesta de Xantolo, hasta el sureste con el Hanal Pixán. Sin duda es una de las costumbres que mejor representan nuestra riqueza cultural y que nos llena de orgullo compartir con el mundo.

Es la manera en que desde tiempos ancestrales honramos a nuestros muertos, percibimos la vida y entendemos la muerte porque en este día no hay tristeza, solo la dicha de poder convivir con los nuestros una vez más.

La importancia de esta festividad es tal, que en 2008 la Unesco la nombró como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Te invitamos a vivir una experiencia única en el mundo y a descubrir la manera en la que en los distintos destinos de México se celebra la vida más allá de la muerte.

Ver menos

Descubre esta bella tradición

Conoce los mejores destinos para celebrar el Día de Muertos
>
Escribe una palabra clave