Zacatlán

Zacatlán (Speaker Icon.svg sakaˈtlan) (en Nahuatl: Zácatl, tlan, ‘zacate, paja; lugar, abundancia’‘Lugar donde abunda el zacate’)comúnmente apodado Zacatlán de las manzanas por ser su cultivo una de sus principales actividades económicas, es uno de los 217 municipios que conforman al estado mexicano de Puebla. Se ubica al noroeste de la entidad, a una altitud promedio de 2040 msnm y pertenece a la primera región socioeconómica del estado. Su cabecera es la ciudad de Zacatlán, la cual es reconocida por la secretaría de turismo de México como Pueblo mágico.

Así creció el frondoso árbol de la memoria

En la antigüedad mesoamericana la zona fue originalmente habitada por las culturas otomí, tolteca y chichimeca; uno de sus primeros asentamientos fue Utatlán, localizada en las cercanías de la ciudad de Zacatlán donde encontró refugio la tribu que se hizo llamar zacateca que huía del dominio Teochichimeca; esto pudo haber ocurrido entre los siglos VI y VIII (años de 697 y 713). Se especula que eligieron ese lugar por ser montañoso, lo que hacía propicia su protección.

En el siglo XV perteneció al territorio mexica, siendo dominado por Culhua, señor de Texcoco. A inicios de 1600 la población de Zacatlán estaba compuesta por habitantes de habla náhuatl, y grupos de totonacas y otomís. En 1520 Cortés encomendó a Hernán López de Ávila y a Gonzalo Robles la creación de un asentamiento español surgiendo así el pueblo de San Pedro Atmatla, que en 1560 fue reubicado al norte de donde se fundó la actual ciudad de Zacatlán.
En el virreinato surgieron los primeros cultivos de manzanos, por lo que desde el siglo XVIII empezó el pueblo a ser conocido como Zacatlán de las manzanas.

En 1941 es organizada, por iniciativa del Círculo Social Zacateco y del entonces presidente municipal Agustín M. Cano, la primera Feria Regional de la Manzana y se restaura el ex convento franciscano considerado uno de los más antiguos en la región y en América. En abril de 2011 la ciudad de Zacatlán es reconocida como Pueblo Mágico.

Tan tentadora como el paradisiaco fruto

La variedad de platillos que integran el patrimonio gastronómico de este pueblo, comprende el tradicional Chile con Huevo; tlacoyos en salsa verde, así como el pan relleno de queso, barbacoa, tamales, los licores de frutas y la infaltable sidra y refresco de manzana que siempre está a la mano para acompañar comidas y festejos.

Galería