Riviera Nayarit

Riviera Nayarit es uno de los destinos más jóvenes de México, consolidado ya como una marca de lujo, dando siempre de qué hablar gracias a su versatilidad, su historia, cultura y sus fascinantes playas. Su infraestructura de vanguardia, ubicada principalmente en la región de Bahía de Banderas, y sus asombrosos entornos naturales, la han colocado como un destino preferido para eventos de gran impacto mundial.

Conocida también como El Tesoro del Pacifico Mexicano, es sin duda el lugar más sorprendente de México, con más de 300 kilómetros de playas, escarpadas montañas, santuarios de la naturaleza, arena dorada y playas rodeadas de palmeras.

Desde los sofisticados resorts de clase mundial que se han establecido en Nuevo Vallarta y Punta de Mita, hasta las playas vírgenes en la región norte, el visitante puede elegir entre decenas de actividades y entornos o bien hacer un recorrido en el cual aventurarse en todo ese universo de posibilidades.

En Nuevo Vallarta y Flamingos, por ejemplo, a su playa de dorada arena la respalda el más completo y elegante desarrollo hotelero y recreativo de todo el estado. Un agradable contraste es la extensa playa de Bucerías con sus palapas gastronómicas y el folclor de su pueblo. La playa de La Cruz de Huanacaxtle es especial por tener al lado la marina más moderna del país, mientras que Punta de Mita te sorprenderá por su combinación de pueblo y lujo extremo y más allá, adentrándote en el mar, la Playa del Amor o Playa Escondida, que se ubica en el Parque Nacional Islas Marietas y es el ícono de Riviera Nayarit.

Más al norte, las playas de Litibú e Higuera Blanca se enlazan para ofrecer un exclusivo complejo vacacional y lo apacible de una rustica localidad, ambiente que se transforma en las playas de Sayulita con su impetuoso oleaje como refugio de surfistas, y en la playa de San Pancho como inspiradora del arte. Para numerosas familias, las mejores playas están en Lo de Marcos, o la enorme alberca que se forma en Rincón de Guayabitos, una de las playas más tradicionales del turismo nacional gracias a sus tranquilas aguas y sus múltiples servicios que van desde restaurantes a pie de playa, hasta fiestas en barco o paseos en la banana.

En la Bahía de Matanchén están las playas de Miramar, Los Cocos y Aticama como un preludio recreativo hacia el antiguo puerto de San Blas, con sus playas abiertas a todo tipo de actividad. La culminación de esta pasarela tropical tiene lugar en las Marismas Nacionales con la diversión que ofrecen las inalteradas playas de Los Corchos, Sesteo, Boca de Camichín y Novillero, esta última con sus 90 kilómetros que la convierten en la playa más larga de México, la segunda más larga de Latinoamérica, la tercera de América y la sexta a nivel mundial.

 

La Gastronomía de Riviera Nayarit está repleta de historia, una historia ancestral de tradiciones y sabores hereditarios que te remontan a otras épocas a través del paladar. Es una Gastronomía que mantiene su esencia y paralelamente experimenta. Aquí es el hogar del tlaxtihuille, del pescado zarandeado, del tamal de camarón, del atún y pez vela ahumados, del aguachile, de los sopes de ostión ahumado y tantos platillos más. La Embajadora Gastronómica, Chef Betty Vázquez y el Embajador de la Mixología, Israel Díaz, son los emisores de los sabores nayaritas.

Las ofertas de restaurantes van desde los platillos más emblemáticos de la región hasta fusiones con lo mejor de la cocina internacional, lo hay para todos los gustos, pero con calidad que ha sido galardona y coloca a este destino como uno de los que ofrece mayor número de establecimientos premiados por la AAA.

No importa dónde te sientes a comer, en una ramada, un puesto de tacos, un restaurante a la orilla de la playa o uno de los exclusivos establecimientos gourmet; en Riviera Nayarit siempre se encuentra buen sazón.

Galería