Madero

Es el destino turístico que atrae a viajeros que buscan emocionantes experiencias a la orilla del mar o para los cazadores de leyendas que buscan historias de piratas y hasta de extraterrestres.

Hablar de la historia de Ciudad Madero, hoy importante capital petrolera de México, es reconocer a una valerosa y bella mujer a quien por derecho propio se le considera la primera pobladora y fundadora de este municipio: Cecilia Villarreal. El lugar donde se estableció a partir de 1807, desde su matrimonio hasta su muerte, alcanzó fama con el nombre de el Paso de Doña Cecilia. Su primer esposo, fue asesinado a mansalva en el año de 1815, quedando viuda. Pero sacó ánimo de su coraje, descansó en el trabajo toda su pena y dolor.

Con su visión y esfuerzo, supo dominar al Río Pánuco, caudaloso, fiero y de altos oleajes. Por medio del paso se transportaba a personas, cargamentos y animales de uno a otro lado del río, comunicando a los dos estados hermanos de Tamaulipas y Veracruz, y a la gente que viniendo de todas las regiones y latitudes no encontraban otro lugar más seguro que el llamado paso. Personas que sintiendo lo agradable del clima y lo amistoso de los habitantes, poco a poco fueron congregándose a su alrededor. La casa donde vivía Cecilia, llamada la Casa de la Teja, amplia y cómoda se convirtió en mesón para los cansados arrieros y viajantes; después, en centro de esparcimiento dominguero, y en el año de 1829, fue escenario directo de combates de tropas mexicanas que, en defensa de la integridad y soberanía de la nación, derrotaron e hicieron claudicar a las tropas invasoras del Rey de España, que pretendían sojuzgar nuestros principios de libertad; por ello pasaron a la historia doña Cecilia y El Paso de Doña Cecilia. Al inicio de su establecimiento, veinte años antes de la población de Tampico, estos territorios eran casi selváticos, abundando fieras salvajes, pero poco a poco, con tenacidad y constancia se fueron habitando hasta construir poblados, entre otros el de Doña Cecilia, que posteriormente alcanzó el nombre de Villa Cecilia.

El municipio de Ciudad Madero tuvo como origen el establecimiento, en 1921, de la refinería de Árbol Grande, y fue erigida el 1o. de mayo de 1924 con el nombre de Villa Cecilia, que recordaba al personaje que ya se ha mencionado. En 1930 se le dio categoría de ciudad, con el nombre de Madero, en memoria del prócer de la Revolución, Francisco I. Madero.

Visitando Madero, la misión de encontrar buenos mariscos en casi cualquier sitio es claramente una garantía, pues tanto sus cocinas económicas como sus restaurantes, ofrecen pesca del día; deliciosos ceviches, sopas de mariscos, pescados, cocteles y jaibas en sus distintas presentaciones, son algunas de las opciones que deleitan a los viajeros que buscan conocer el destino a través de su sabor, sus olores y sus texturas. Cabe destacar que los tamaulipecos son de buen comer y buen servir, no es de extrañarse que las porciones en casi todo lugar sean generosas, por lo que hay que acudir con un gran apetito, que generalmente se adquiere solo de ver los platillos. De este modo si se ha dedicado la mañana a explorar sus calles y museos, la comida de la tarde será una enorme recompensa, para recuperar energía y prepararse para los antojos imperdibles.

Galería