Jala

Caminar por sus calles irregulares y admirar la gracia de sus antiguas construcciones resguardadas a través del tiempo es tan solo el principio de lo que se puede disfrutar en este hermoso municipio.

Un Pueblo Mágico lleno de historia, arquitectura y tradición; de calles empedradas y viejas casonas, construidas con adobe y techos cubiertos de teja roja.

Caminar por sus calles irregulares y admirar la gracia de sus antiguas construcciones resguardadas a través del tiempo es tan solo el principio de lo que se puede disfrutar en este hermoso municipio.

Jala se encuentra ubicado al pie del gigantesco Volcán El Ceboruco aún activo, cuenta con 2280 metros de altura y cuya última erupción sucedió en 1870; se puede acceder al cráter del volcán y admirar las fumarolas, además de disfrutar del hermoso paisaje de verdes valles y fríos bosques de diversa vegetación.

La magia, el encanto y el misticismo describen este lugar ideal para disfrutar en familia, amigos y pareja.

Jala ofrece una exquisita gastronomía local hecha a base de maíz reconocida por el tamaño de sus elotes, ostentándose como los más grandes del mundo ya que pueden llegar a medir alrededor de 60 cm; así como deleitarte con las típicas y peculiares tostadas gigantes con más de 30 cm. de largo. Las gorditas de horno, los encanelados, los rosquetes, los cacahuates de minúsculo tamaño y una amplia variedad de mermeladas, chiles y jamaica, son otros productos locales con gran tradición. Además, en Jala se encuentran hermosas artesanías elaboradas de madera, hojas de pino y maíz.

Galería