Holbox

Con hermosas playas y un mar cristalino con poco oleaje y profundidad, de coloridas casas de madera y calles de arena que pueden ser recorridas a pie, en bicicleta o en carritos de golf. Un verdadero paraíso de tranquilidad, ideal para un descanso placentero en un entorno ecológico en total contacto con la naturaleza.

Holbox es una acogedora y pequeña isla en el norte del estado de Quintana Roo enclavada dentro de la Reserva Ecológica Yum Balam, declarada Área de Protección de Flora y Fauna. Con hermosas playas y un mar cristalino con poco oleaje y profundidad, de coloridas casas de madera y calles de arena que pueden ser recorridas a pie, en bicicleta o en carritos de golf. Un verdadero paraíso de tranquilidad, ideal para un descanso placentero en un entorno ecológico en total contacto con la naturaleza. La isla tiene una extensión de 40 kilómetros (24,9 mi) de largo y 2 kilómetros (1,2 mi) de ancho.

Para llegar a Holbox hay que trasladarse por carretera desde Cancún al puerto de Chiquilá (Tiempo estimado de 2 horas) en donde se encuentran las lanchas y el ferry que cruzan hacia la isla de Holbox (Tiempo estimado 20 minutos).
Chiquilá es una pequeña población que cuenta con sencillos establecimientos de hospedaje, un par de restaurantes, gasolinera y estacionamientos públicos para dejar los autos.

Al ser una isla de pescadores, la gastronomía de Holbox más destacada es la pesca del día, resaltan los platillos hechos a base de pescados y mariscos frescos, siendo la pizza de langosta una de las especialidades más famosas y solicitada por los visitantes. Los restaurantes en Holbox son pequeños y muy singulares, de ambiente caribeño en los cuales es posible experimentar los sabores de la cocina tradicional maya e internacional. Algunos hoteles cuentan con excelentes restaurantes que como valor agregado ofrecen espectaculares vistas de los atardeceres sobre el mar.

Galería