General Cepeda

General Cepeda, municipio ubicado en la región Sureste de Coahuila, es un lugar lleno de atractivos, tradiciones e historia; principalmente en el tema paleontológico y arqueológico que es el bastión para que el estado se identifique como Tierra de Dinosaurios.

Hablar de la fundación de la Villa de General Cepeda es abarcar varios aspectos, ya que es una historia que nació hace 72 millones de años en el sureste de Coahuila.

En aquel tiempo, era una Península rodeada de mar que hoy es un desierto con montañas y canteras ricas en fósiles marinos, plantas e insectos, que hoy cuenta con la zona paleontológica Rincón Colorado, única en su tipo abierta al público en México.

Sin embargo, las puntas de flecha, nazas para pesca, los petroglifos y las pinturas rupestres halladas en los cerros de Narihua son datos fidedignos de la presencia del hombre en este territorio desde hace más de 20 mil años.

La primera exploración de los colonizadores, fue realizada en 1568 por el teniente de alcalde mayor de Mazapil, Francisco Cano, quien recorrió el valle entre las sierras hoy llamadas la Hedionda y de Patos, llegando al sitio donde hoy se encuentra la cabecera de General Cepeda y encontrando una laguna a la que llamó Nuevo México, hoy Patos.

En la época virreinal se estableció en este municipio, uno de los más grandes latifundios del mundo correspondiente al marquesado de Aguayo, el cual abarcó la parte norte de Zacatecas, así como toda la parte sur del estado de Coahuila hasta los municipios de Monclova y Cuatro Ciénegas y que tuvo como sede la hacienda de San Francisco de los Patos, perteneciente a Francisco de Urdiñola.

Posteriormente, esta hacienda pasó a poder del latifundio de los Sánchez Navarro. Durante la estancia de Benito Juárez en Chihuahua, y como castigo por la adhesión de los Sánchez Navarro a la causa de Maximiliano, Juárez expropió el latifundio y erigió la villa de Patos el 15 de julio de 1865; el Congreso del Estado, el 29 de diciembre de 1892, le cambió el nombre a Villa de General Cepeda.

Entre los platillos más típicos de General Cepeda está el menudo, la fritada, asado, barbacoa, cabrito al pastor, carne asada, la discada tamales y guisado de queso con chile.

En el lugar elaboran exquisitos quesos de leche de cabra, de vaca y de borrego, productos que destacan en toda la entidad por su calidad.



También hay dulces conservas de membrillo, orejones, cajeta, dulces de leche y nuez cubiertos de calabaza, quiote, camote, biznaga, nieve de leche y jamoncillos.

Como bebidas hay café de olla acanelado, atole de piloncillo, chocolate, champurrado, ponches, diferentes tipos de té, sotol, agua miel y tequila.