Cuatro Ciénegas

Cuatro Ciénegas es un paraje fértil por la excelencia de sus tierras y abundantes manantiales, por lo que científicos de diferentes países han estudiado su enigmático ecosistema; por sus características únicas de su flora y fauna es considerada como una de las áreas naturales más importantes del mundo.

Ubicada en la región centro del estado de Coahuila a 83 km al noroeste de Monclova, debe su nombre a sus abundantes manantiales que forman extensas ciénegas, y tiene una historia geológica muy relacionada con el resto del territorio coahuilense.

Hace millones de años, emergió del mar al mismo tiempo que la Sierra Madre Oriental, y las rocas marinas plegadas y fracturadas formaron la mayoría de sus sierras y lomas, dando lugar a que se crearan muchas lagunas y pozas en medio del árido desierto.

En estas tierras vivieron los indios tobosos, grupo guerrero y nómada que habitó en varios lugares del norte del país. A partir de 1761 este pueblo fue habitado y destruido varias veces por los indígenas coahuiltecos y borrados, finalmente Cuatro Ciénegas fue oficialmente fundado en mayo de 1800 por Antonio Cordero y Bustamante.

El pueblo ha llevado varios nombres como Nuestra Señora de los Dolores y Cuatro Ciénegas, Cuatro Ciénegas, Villa Venustiano Carranza y finalmente Cuatro Ciénegas de Carranza, en honor del jefe constitucionalista nacido en esa comunidad, quien fue el iniciador del Plan de Guadalupe y exterminó al gobierno de Victoriano Huerta.

Por su belleza sinigual, Cuatro Ciénegas, fue nombrado una de las Trece maravillas naturales de México, el segundo sitio en esta categoría a nivel nacional. Posteriormente, en el año 2012, Cuatro Ciénegas, recibió el nombramiento como Pueblo Mágico.

La gastronomía de Cuatro Ciénegas es la característica de la región y aunque comparte similitudes con los otros pueblos mágicos del estado de Coahuila: vinos, licores frutales, dulces de leche y diversos sopas y guisos, tiene un sello característico que la hace única. Lo tradicional es comer el cortadillo, la machaca salseada, la carne con chile, frijoles de olla, y tortillas de harina, barbacoa de cabeza, menudo rojo, buñuelos y hojarascas. También hay deliciosos dulces elaborados de leche y nuez cubiertos de biznaga, calabaza, higo pitaya y granada; vinos generosos, sangría granadina y mistilas.



En las cocinas de Cuatro Ciénegas utilizan la madera de mezquite, con la crean una especie de harina rica en proteínas o la usan como leña que agrega un aroma perfecto a los platillos cocidos al fuego. Por otro lado, la producción de la vid ha dado fama nacional e internacional a este lugar, por la pureza con que son elaborados sus exquisitos vinos de mesa. En el siglo 19 llegó al pueblo el italiano Miguel Ferriño y desde 1860 inició una tradición singular: la de los vinos dulces, que siglo y medio después se decantan en Bodegas Ferriño y Vinos Vitali. En el primer caso, Bodegas Ferriño ha logrado popularidad gracias a su vino Sangre de Cristo, aunque también destacan sus vinos generosos moscatel y tipo jerez, su versión del alemán Kirferr y su vino tinto seco, además de un brandy, un aguardiente y un extraordinario licor de granadas.