Cholula

De la herencia prehispánica al presente metropolitano

Los antecedentes de su existencia como asentamiento mesoamericano datan del Preclásico, como en el caso de Cholula, alojando población de procedencia tolteca y chichimeca; su etimología puede proceder de la voz náhuatl «Cholula», de chololli, «fugitivo» o «que huye» y el sufijo “lan” que señala un lugar; otro significado sugiere que su denominación procede del verbo chololoa, que quiere decir «correr el agua». Por lo que el significado del nombre Cholula tal vez significa «lugar de los que huyeron», como testimonio de aquellos migrantes que se asentaron en Cholula alrededor del año 1000 d.c.; o bien «lugar donde corre el agua». El nombre de “San Andrés Apóstol”, le fue adjudicado en la etapa de la colonización española cuando se fundó la ciudad a principios hacia 1521-1530.

En el virreinato formó parte del circuito de comunidades indígenas que debido a su producción agrícola abastecían a las ciudades de México y Puebla; tomando de igual manera relevancia por el intercambio comercial que sostenía con Atlixco, San Martín Texmelucan, San Miguel Xoxtla y otros puntos importes del valle poblano-tlaxcalteca.
En el presente, asimila y concilia los avances del mundo posmoderno que se registran en el país y en el mundo con la preservación de su cultura, tradiciones y formas de patrimonio a fin de conservar asimismo una identidad propia.

La cocina que distingue a un pueblo

El maíz y el chile constituyen los ingredientes básicos de la gastronomía sanandreseña, a partir de los llamados tamales tontos hechos sólo con masa, de pinole, guisado, quintoniles o frijol; guisos compuestos de nopales y rajas de chile poblano o jalapeño aderezados con queso, tomillo, cebolla y orégano. Sus dulces son elaborados con pinole y los hay de calabaza.

Galería