Regresar

Misiones y rarámuris

Creel

Sería imposible contar la historia de Chihuahua sin hablar de las misiones que fueron los centros de evangelización que las diferentes órdenes religiosas establecieron en el estado durante la época de la Colonia.

Tan solo en Chihuahua se conservan 168 y –a ocho kilómetros de Creel– en la comunidad de San Ignacio de Arareko se encuentra la Misión de San Ignacio, en donde los rarámuris se reúnen los domingos.

Esta construcción data del siglo XVIII y en su interior se pueden observar vasijas y platos, entre otros artículos de la época. Abre muy bien los ojos, pues en una de sus fachadas se encuentra un mural dedicado al peyote, una cactácea endémica de México a la que se le atribuyen efectos alucinógenos.

Es en esta misión donde los rarámuris llevan a cabo una fiesta en honor a la cactácea. La ceremonia da inicio al preparar un cocido de res, papas y calabazas llamado “tonari”, a éste, se le agrega peyote y entonces, la comunidad lo degusta. La celebración dura toda la noche donde los participantes bailan y comen en turno.

El Valle de Arareko es uno de los sitios que habita la comunidad rarámuri, por lo que aquí podrás conocer más sobre esta etnia que, entre sus múltiples talentos, recorren largas distancias por los sinuosos caminos de la sierra, como la ultramaratonista Lorena Ramírez.

Sería imposible contar la historia de Chihuahua sin hablar de las misiones que fueron los centros de evangelización que las diferentes órdenes religiosas establecieron en el estado durante la época de la Colonia.

Ver más información


Tan solo en Chihuahua se conservan 168 y –a ocho kilómetros de Creel– en la comunidad de San Ignacio de Arareko se encuentra la Misión de San Ignacio, en donde los rarámuris se reúnen los domingos.

Esta construcción data del siglo XVIII y en su interior se pueden observar vasijas y platos, entre otros artículos de la época. Abre muy bien los ojos, pues en una de sus fachadas se encuentra un mural dedicado al peyote, una cactácea endémica de México a la que se le atribuyen efectos alucinógenos.

Es en esta misión donde los rarámuris llevan a cabo una fiesta en honor a la cactácea. La ceremonia da inicio al preparar un cocido de res, papas y calabazas llamado “tonari”, a éste, se le agrega peyote y entonces, la comunidad lo degusta. La celebración dura toda la noche donde los participantes bailan y comen en turno.

El Valle de Arareko es uno de los sitios que habita la comunidad rarámuri, por lo que aquí podrás conocer más sobre esta etnia que, entre sus múltiples talentos, recorren largas distancias por los sinuosos caminos de la sierra, como la ultramaratonista Lorena Ramírez.

Ver menos

Atractivos turísticos cercanos
Reserva tu viaje al mejor precio
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Escribe una palabra clave