Regresar

Catedral Metropolitana de Chihuahua

Chihuahua

En tu visita al Centro Histórico de Chihuahua no dudes tomarte unos minutos para conocer la Catedral Metropolitana. La construcción tomó casi un siglo en concluirse y expone una esmerada ornamentación, visible desde su fachada en cantera con estilo barroco, hasta sus interiores tallados en madera con detalles rococó. En su interior destaca el color marfil en los pilares sólidos y elegantes, dando soporte a los arcos que se repiten desde la entrada hasta el altar.

Si te colocas justo en la entrada y giras hacia el lado izquierdo, verás al Cristo de Mapimí en su altar dorado, protegido por una reja que no opaca su grandeza. Su tamaño natural y detalles de gran realismo, han sido foco de admiración por parte de feligreses y visitantes, que descubren en esta figura una verdadera obra de arte sacro que te cautivará.

Su cúpula central, alimenta de luz el templo y permite que los rayos solares se filtren formando una resolana agradable, donde las figuras religiosas se mantienen visibles y protagonizan el cuadro formado tanto en el altar, como a los laterales donde otros retablos adornan cada espacio.

Otro de sus atractivos, es el órgano monumental traído de Alemania que aún está en uso. Si estás de visita algún domingo o días de misa, podrás escuchar su potente sonido que te hará vibrar desde las primeras notas. Este instrumento, es considerado uno de los mejores ejemplares que tiene el país. Aprovecha para visitar el sótano del templo, allí se encuentra el Museo de Arte Sacro, donde puedes observar su colección permanente de óleos.

En tu visita al Centro Histórico de Chihuahua no dudes tomarte unos minutos para conocer la Catedral Metropolitana. La construcción tomó casi un siglo en concluirse y expone una esmerada ornamentación, visible desde su fachada en cantera con estilo barroco, hasta sus interiores tallados en madera con detalles rococó. En su interior destaca el color marfil en los pilares sólidos y elegantes, dando soporte a los arcos que se repiten desde la entrada hasta el altar.

Ver más información


Si te colocas justo en la entrada y giras hacia el lado izquierdo, verás al Cristo de Mapimí en su altar dorado, protegido por una reja que no opaca su grandeza. Su tamaño natural y detalles de gran realismo, han sido foco de admiración por parte de feligreses y visitantes, que descubren en esta figura una verdadera obra de arte sacro que te cautivará.

Su cúpula central, alimenta de luz el templo y permite que los rayos solares se filtren formando una resolana agradable, donde las figuras religiosas se mantienen visibles y protagonizan el cuadro formado tanto en el altar, como a los laterales donde otros retablos adornan cada espacio.

Otro de sus atractivos, es el órgano monumental traído de Alemania que aún está en uso. Si estás de visita algún domingo o días de misa, podrás escuchar su potente sonido que te hará vibrar desde las primeras notas. Este instrumento, es considerado uno de los mejores ejemplares que tiene el país. Aprovecha para visitar el sótano del templo, allí se encuentra el Museo de Arte Sacro, donde puedes observar su colección permanente de óleos.

Ver menos

Atractivos turísticos cercanos
Reserva tu viaje al mejor precio
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Rango de precio
Calificación
No hay Productos para este servicio. Por favor verifique otros destinos.
Escribe una palabra clave