Misterios de la civilización maya

3779_visitmx-articulos-misterios-de-la-civilizacion-maya.jpg

Campeche, Chiapas, Yucatán

Agosto | 2018

No hay civilización mesoamericana más misteriosa que la maya; sus ciudades construidas entre la selva, sus leyendas adivinadas en los murales, sus hallazgos científicos, siguen provocando la intriga de arqueólogos, historiadores e investigadores.

Lo que no puede negarse: la riqueza de su legado es amplia y definitiva. ¿Sabes qué dejaron los misteriosos mayas para nosotros?

1. Sus matemáticas
Tenían tres símbolos básicos: el punto, con valor uno; la raya, equivalente a cinco; y una concha estilizada para el cero. Porque desde el año 36 a.C. hay referencias de que ya sabían usar el cero, un concepto aritmético que otras civilizaciones tardaron siglos en asimilar.
Estas matemáticas, tan sofisticadas para su tiempo, fueron medulares para un invento superior: sus calendarios, que computaban el tiempo en tres ciclos distintos.
2. Su calendario
Tenía tres cuentas de tiempo: el Tzolkin, de 260 días, el Haab, de 365 días, y la Cuenta Larga, con 20 ciclos de 20 años. Con estos calendarios planeaban lo mismo tareas agrícolas que ceremonias religiosas y hasta se atrevían a prever eventos trascendentes en grandes escalas de tiempo.
Además, el día en que se naciera era determinante para decidir el destino y la ocupación futura. Los sacerdotes clasificaban a los niños por su fecha de nacimiento, para sugerir que actividad podrían ejercer.
3. Una astronomía solar
Los astrónomos mayas atendían la trayectoria del sol, aunque también les importaba la Vía Láctea, que llamaban el Árbol del Mundo y lo representaban con una ceiba floreciente. Predijeron eclipses, solsticios, equinoccios y los movimientos de Marte y Venus. Esta observación les permitió mejorar sus prácticas agrícolas.
4. Su espléndida arquitectura
Se realizaban a través de varias generaciones, que montaban estructuras nuevas sobre las antiguas. Tenían cimientos de amplias plataformas, sobre ellas se levantaban palacios y pirámides. Además, creaban calzadas y plazas circulares, en las que no podían faltar las canchas para los juegos de pelota. Estas ciudades aún nos siguen intrigando: Palenque, Tulum, Chichen Itzá o Uxmal.
5. Escritura
Fue el único pueblo mesoamericano capaz de lograr una escritura que semejara el lenguaje hablado. Lo hicieron con glifos que representaban sonidos o palabras. Se han recopilado más de 10.000 inscripciones en edificios, monumentos y códices. Y aunque tristemente la mayor parte de su conocimiento fue destruido por los conquistadores europeos, todavía podemos saber de su sabiduría con libros como el Chilam Balam, que recoge historia, medicina, cosmología y astronomía; o el famoso Popol Vuh que explica el origen del mundo y los fenómenos de la naturaleza.
La mejor época de la civilización maya ocurrió entre los años 600 y 800 después de Cristo.
Después, misteriosamente abandonaron sus ciudades. Y sin embargo, los mayas persisten en las regiones de Yucatán, Chiapas, Campeche, y países de Centroamérica.
Es una cultura viva que se comunica en hasta 69 dialectos, y que siguen generando sabiduría herbolaria, gastronomía exquisita y literatura contemporánea que habla de sus retos y su visión del mundo, pero ahora en nuestros tiempos.