¡Mineral de Pozos tiene un Rancho de Lavanda!

8493_visitmx-articulos-¡mineral-de-pozos-tiene-un-rancho-de-lavanda!.jpg
Junio | 2018

Durante mucho tiempo, Mineral de Pozos fue un pueblo fantasma. Pero en 2012 fue declarado Pueblo Mágico y ahora es uno de los destinos que causan más curiosidad en Guanajuato. Está a 45 minutos de Querétaro y San Miguel de Allende.

A la región la habitaron tribus chichimecas, huachichiles y pames. Después los jesuitas fundaron la comunidad de Palmar de Vega. De aquí se extraía cobre, plata, oro, bronce, mercurio y aluminio; fue una de las minas más importantes del estado.
En 1810, los chichimecas expulsaron a los jesuitas. Fue la primera vez que el pueblo quedó abandonado. Hasta 1880, nuevas compañías mineras lo revivieron y lo llevaron a su plenitud.
Dicen durante la guerra cristera, el cura del pueblo fue ejecutado. Apenas murió, una lluvia torrencial inundó las minas. La gente emigró y de 70,000 habitantes apenas quedaron 200.
En 1982 inició el rescate del pueblo. Ahora tiene un ambiente bohemio con galerías de arte y exótica gastronomía. Algunos dicen que será el nuevo San Miguel de Allende.
¿Qué atractivos tiene Mineral de Pozos? Justo su ambiente fantasmal, idóneo para sentirte en un ambiente similar al de la novela Pedro Páramo de Juan Rulfo. De hecho, aquí se filmó en 1967.
Además, tiene una hermosa plaza, un jardín y dos iglesias dignas de visitarse. A la Plaza Zaragoza llegan artesanos y fabricantes de instrumentos prehispánicos. En el Jardín Juárez se reúnen los artistas. Algunos edificios restaurados están habilitados como hoteles boutique.
La Parroquia de San Pedro es neoclásica, cuenta con una cúpula blanca y pequeñas columnas rosadas. Mientras que La Capilla del Señor de los Trabajos es para honrar a un cristo itinerante al que le tenían devoción los mineros.
También debes visitar la Ex Hacienda El Triángulo, la Antigua Escuela Modelo, la Ex Hacienda Cinco Señores y sobre todo la Ex Hacienda de Santa Brígida, con sus tres torres, y sus pozos y túneles profundos.
En la Galería número seis puedes conocer el trabajo artístico de sus habitantes. Se trata de esculturas y piezas de arte de fotógrafos, escultores y pintores de todo el mundo. Además de muebles y objetos antiguos de los anteriores habitantes.
Otro lugar de interés es su Rancho de lavanda. Te muestran el proceso de esta flor, desde que se cosecha hasta que se vuelve una esencia seductora.
Y aunque parezca increíble, a este pueblo le encanta la música. En abril realizan el Festival del Mariachi, en junio el Festival de Pozos Blues y en julio el Festival Cultural de la Toltequidad, que muestra la riqueza de la música prehispánica.
Mineral de Pozos es una contradicción: aunque su apariencia es desolada y solitaria, su gente y sus visitantes lo hacen un pueblo cálido, donde todos quieren quedarse a vivir.