México-Alemania, amigos fuera de la cancha

Chiapas, Puebla, Tabasco, Yucatán

Junio | 2018

En Rusia 2018 seremos rivales, como ya ha ocurrido en otros momentos de nuestras historias futbolísticas. Pero entre estos países existe fascinación y admiración mutua. Desde que Alexander von Humboldt visitó la Nueva España, hacia 1803, los alemanes se han sentido atraídos por nuestro país. Y en retribución, ellos le han dado café, quesos, automóviles, arte y energía.

El experimento de Villa Carlota en Yucatán
Durante el Segundo Imperio, Maximiliano de Hasburgo aceptó a 443 emigrantes alemanes en Yucatán. Crearon la Villa Carlota, en honor de la emperatriz. Cuando fusilaron a Maximiliano la comunidad se disolvió. Algunos eligieron quedarse y crearon descendencia en el estado yucateco.
Chiapas y Tabasco
Tuvo más suerte la migración que vino de Baviera y Baden-Wurtemberg, y que llegó al Soconusco, Chiapas, durante el porfiriato. Cerca de Tapachula fundaron Nueva Alemania y Hamburgo. En la frontera de Tabasco crearon la Finca Prusa. Y desde entonces se han dedicado al cultivo del café.
Los menonitas del Norte
Aunque de origen holandés, durante años se afincaron en Dantzig, Alemania, de donde aprendieron costumbres que trajeron a México. Llegaron en 1922. Esta comunidad aún habla el dialecto plautdietsch y se encuentra sobre todo en el municipio de Cuauhtémoc, Chihuahua. Sus deliciosos quesos ya son un ingrediente habitual de la gastronomía mexicana.
Los creadores de automóviles en Puebla
Volkswagen se estableció en 1964 en las afueras de la ciudad de Puebla. En 2018 apareció, en San José Chiapa, la armadora Audi. Estas marcas han creado en Puebla un ecosistema de proveedores, fábricas y almacenes, con una nutrida migración de ingenieros y técnicos alemanes, quienes traen lo mejor de su cultura industrial.
También hay artistas e intelectuales teutones que han hecho de México su segunda patria, como el fotógrafo Hugo Brehme, el pintor Ernst Saemisch o la escritora Mariana Frenk-Westheim, traductora de Juan Rulfo.
Al pueblo alemán lo queremos y admiramos. Pero vamos a ganarles el próximo 17 de junio, en el Estadio Luzhnikí.

¡Vamos México!